Skip to Main Content

++

NOTA

+
++

1Este capítulo es una revisión del capítulo escrito por Eric Yazel, MD y Sandra Herr, MD, de la 6ª edición.

++

INTRODUCCIÓN

++
Consideraciones generales
++ A. Datos epidemiológicos
++

Los niños constituyen una de las poblaciones de pacientes más diversas y desafiantes que atiende el médico de urgencias. Mientras que comprenden casi 30% de las personas en la sala de urgencias, sólo hay enfermedad y lesión graves en alrededor de 5%. La mayor parte de las visitas a urgencias no se evalúa en hospitales pediátricos, sino en salas de urgencias comunitarias. El reconocimiento temprano y el manejo enérgico de enfermedades y lesiones que afectan a pacientes pediátricos son de lo más importantes.

++

Los datos epidemiológicos de la medicina de urgencias pediátricas cambian con la situación clínica. En el ambiente prehospitalario, las molestias de presentación comunes son traumatismo, crisis convulsivas, dificultad respiratoria y urgencias toxicológicas. En la sala de urgencias, las mayores molestias son fiebre, traumatismo, lesión, dificultad respiratoria, vómito, diarrea o infección de las vías respiratorias superiores.

++ B. Evaluación
++

La evaluación del paciente pediátrico en la sala de urgencias requiere un enfoque por edades. La actitud tranquila, reconfortante y amable por parte del médico facilitará la recolección de información y estimulará la cooperación del paciente en el examen y las pruebas.

++

El conocimiento del crecimiento y desarrollo de los niños con frecuencia se requiere para el diagnóstico, el manejo y las indicaciones médicas del paciente pediátrico. Suele ser difícil diferenciar la gravedad de la enfermedad y lesión pediátricas agudas. El reconocimiento de las diferencias anatómicas y fisiológicas recuerda al examinador que dada la proporción grande entre área de superficie y peso, puede haber pérdida de calor y traumatismo de órganos internos con pocos signos de lesión externa. Es importante entender las diferencias de las vías respiratorias para manejar la dificultad e insuficiencia respiratorias. Los métodos de evaluación observacionales pueden ser más sensibles a la agudeza de enfermedad y lesión en niños al tomar en cuenta variables como las características del llanto, la reacción a la estimulación por parte de la madre o el padre, la variación de estado, color de la piel, estado de hidratación e insinuaciones sociales de respuesta, como hablar y sonreír. Estas observaciones suelen ser más predictivas de enfermedad grave que el examen físico anatómico usando las técnicas estándar de palpación, percusión y auscultación.

++

La evaluación y el manejo del paciente pediátrico que presenta zozobra requieren equipo de tamaño adecuado. En el cuadro 50-1 se muestran los tamaños de equipo para procedimientos invasivos en niños de diferentes grupos de edad.

++
Table Graphic Jump Location
Cuadro 50–1.

Tamaño de equipo para procedimientos pediátricos.

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.