Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++

CONCEPTOS CLAVE

  1. La distribución de los signos y síntomas sensoriales a menudo sugiere su sitio de origen en el neuroeje y es posible que su perfil temporal indique su posible causa.

  2. Es común que los síntomas sensoriales antecedan a los signos sensoriales; la ausencia de signos en un paciente con síntomas sensoriales no implica una base psicógena de los síntomas.

  3. Una pérdida sensorial disociada —con anormalidades en algunas pero no en todas las modalidades sensoriales— puede ocurrir con las lesiones al sistema nervioso central o periférico.

  4. En pacientes con dolor en cuello o espalda, las anormalidades estructurales en los estudios con imágenes deben interpretarse con cautela, ya que quizá sean un hallazgo incidental sin relación con el motivo de la consulta.

++

MÉTODOS DE DIAGNÓSTICO

++

Una evaluación de la anatomía funcional de los componentes sensoriales del sistema nervioso resulta esencial para interpretar en forma adecuada los antecedentes y signos clínicos de los pacientes que presentan trastornos de la sensación somática. Este término, como se emplea aquí, incluye las sensaciones de tacto o presión, vibración, posición de las articulaciones, dolor, temperatura y las funciones más complejas que dependen de estas modalidades sensoriales primarias (p. ej., discriminación entre dos puntos, estereognosia, grafestesia); excluye sentidos especiales como olfato, vista, gusto y oído.

++

ANATOMÍA FUNCIONAL DE LAS VÍAS SENSORIALES SOMÁTICAS

++

La vía sensorial entre la piel y estructuras más profundas y la corteza cerebral implica tres neuronas, con dos sinapsis que ocurren al nivel central. El cuerpo celular de la primera neurona sensorial del nervio espinal está localizado en el ganglio de la raíz dorsal (figura 6-1). Cada célula ubicada allí envía un proceso periférico que concluye en una terminación nerviosa libre o en un receptor sensorial encapsulado, y un proceso central que ingresa a la médula espinal. Los receptores sensoriales están relativamente especializados para sensaciones particulares y, además de las terminales nerviosas libres (dolor), incluyen los corpúsculos de Meissner, los corpúsculos de Merkel y las células pilosas (tacto); los bulbos terminales de Krause (frío); y los corpúsculos de Ruffini (calor). La localización de la primera sinapsis central depende del tipo de sensación, pero se encuentra ya sea en la columna gris posterior de la médula espinal o en la extensión superior de esta columna en el tronco encefálico inferior. La segunda sinapsis se localiza en la parte anterior del núcleo anterolateral del tálamo, desde donde hay radiación sensorial a la corteza cerebral. En la médula espinal, las fibras que transmiten el tacto, la presión y la sensación postural ascienden por las columnas blancas posteriores hasta el bulbo raquídeo, donde establecen sinapsis en los núcleos grácil y cuneiforme (figura 6-1). A partir de estos núcleos, las fibras cruzan la línea media y ascienden en el lemnisco medial hasta el tálamo. Otras fibras que median el tacto y aquellas subordinadas al reconocimiento de dolor y temperatura tienen sinapsis en ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.