Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++

El crecimiento humano es un proceso biológico extraordinariamente complejo por la gran cantidad de factores que lo determinan, lo regulan e influyen en su evolución. Está determinado genéticamente por un mecanismo poligénico y regulado por numerosos factores hormonales e influido por muchos factores permisivos, en especial factores nutricionales y ambientales. El crecimiento depende de la interacción de estos tres grupos de factores entre sí (determinantes, reguladores y permisivos) y de su influencia continua y recíproca, de tal manera que cuando un organismo crece sin limitación alguna en sus condiciones intrínsecas y ambientales, la expresión de su crecimiento es aquella que su potencial genético determina, y en consecuencia, el fenotipo constituye un fiel reflejo del genotipo. Sin embargo, ante situaciones adversas tales como la desnutrición, enfermedades agudas graves (o leves pero repetidas con frecuencia a lo largo de suficiente tiempo) o enfermedades crónicas, se producen adaptaciones biológicas para asegurar la supervivencia del organismo, lo que repercute negativamente sobre el crecimiento, que queda relegado a un segundo plano. Esta pérdida de crecimiento puede ser total o parcialmente recuperable, o bien irreversible, dependiendo del proceso de que se trate, de su gravedad y de la duración y del momento en el que afecte al organismo.

++

En este capítulo mostraremos cómo afectan al crecimiento la desnutrición y las enfermedades crónicas más prevalentes en la edad pediátrica. La malnutrición continúa siendo hoy día una de las causas más comunes de morbimortalidad infantil en los países subdesarrollados, pero también en suburbios y zonas marginales o aisladas de países desarrollados o en vías de desarrollo. Además, enfermedades emergentes como los trastornos del comportamiento alimentario, el entrenamiento de atletas de élite o las dietas o tendencias alimentarias mal controladas, pueden producir también cierto grado de malnutrición caloricoproteica o déficit de micronutrientes. Por otra parte, los progresos alcanzados en el tratamiento de determinadas enfermedades que antes repercutían gravemente sobre la calidad de vida del paciente o que eran incluso letales, han logrado el control clínico de muchas de ellas y el aumento de la supervivencia hasta la edad adulta, pero con el inconveniente que representa la baja talla que suele acompañar a estas enfermedades1.

++

MECANISMOS FISIOPATOLÓGICOS

++

Los mecanismos por los que la malnutrición y las enfermedades crónicas afectan al crecimiento son múltiples, y a menudo están relacionados entre sí. Cualquier circunstancia que afecte al eje somatotropo en toda su extensión (secreción de GH, síntesis, vida media y biodisponibilidad de IGF y sus proteínas transportadoras), repercutirá sobre el crecimiento. Pero, además, para que el crecimiento se lleve a cabo con normalidad se requiere una disponibilidad de sustrato en forma de calorías, proteínas, oligoelementos y vitaminas, y que la ingestión sea superior al consumo de sustrato2. Por último, también puede verse afectado el desarrollo del cartílago de crecimiento en sí. Mención especial merece la pubertad, que es es el período de mayor crecimiento humano si se exceptúan el período ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.