Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN Y PERSPECTIVA HISTÓRICA

++

Las glándulas suprarrenales son órganos pares de morfología piramidal que en el ser humano se localizan en el polo superior de ambos riñones (de ahí la denominación de suprarrenal), con un peso aproximado de 4 g cada una. Cada suprarrenal está constituida por dos porciones histológica y embriológicamente diferenciadas: la corteza suprarrenal, responsable de la síntesis de diversos esteroides esenciales para la supervivencia del organismo, y la médula suprarrenal, que representa tan sólo el 20% de cada glándula; esta última tiene origen neuroectodérmico y se relaciona con el sistema nervioso simpático, respondiendo a su estímulo con la liberación de adrenalina y noradrenalina1, 2. Aunque clásicamente se ha considerado que corteza y médula suprarrenal son unidades funcionalmente independientes, un número creciente de datos experimentales sugiere la existencia de un complejo entramado de reguladores locales que participan en el control de la esteroidogénesis suprarrenal y en el que intervienen productos de origen medular3, 4 (véase el Apartado: Regulación paracrina de la síntesis de esteroides suprarrenales).

++

Aunque su conocimiento anatómico es algo anterior, hasta mediados del siglo XIX no se dispuso de una descripción detallada de la histología de la corteza suprarrenal, como tejido diferenciado de la médula, y de la zonificación de la corteza2. Más aún, estudios clínicos (Addison) y experimentales (Brown-Sequard) desarrollados en este período pusieron de manifiesto la relevancia funcional de las glándulas suprarrenales, como órganos indispensables para la supervivencia. Ya en la primera mitad del siglo xx, diversos estudios apuntaron la importancia de la hipófisis en el control trófico de la glándula suprarrenal y demostraron que la administración de sodio y extractos adrenales mejoraba la supervivencia en animales adrenalectomizados y en pacientes con insuficiencia suprarrenal (enfermedad de Addison)1, 2. Por otra parte, a partir de 1936 se inicia el aislamiento y purificación de esteroides adrenales, y se demuestra la eficacia de la cortisona como terapia de reemplazamiento en modelos animales de adrenalectomía, y en 1940 se aportan las primeras pruebas de la importancia de la corteza adrenal en el metabolismo de los carbohidratos2. Ya en la década de los 50 se identifica el cortisol como el principal esteroide secretado por la corteza suprarrenal, se caracteriza la estructura de la aldosterona y se aísla la hormona hipofisaria ACTH (hormona estimulante de la corteza suprarrenal o corticotropina) como principal regulador hormonal de la secreción de cortisol. En 1960 se describe el sistema renina-angiotensina, responsable del control de la secreción de aldosterona1, 2. Este conjunto de observaciones, acumuladas a lo largo de aproximadamente cien años, permitió definir el sustrato anatómico y sentar las bases bioquímicas y los mecanismos elementales de regulación de la función córticosuprarrenal, que serán desarrollados en este capítulo.

++

ANATOMÍA FUNCIONAL Y DESARROLLO DE LA CORTEZA SUPRARRENAL

++

Desde el punto de vista anatómico, las glándulas suprarrenales se aponen sobre el polo ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.