Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++
++

La ginecología pediátrica es una subespecialidad singular que comprende una serie de conocimientos de diversas especialidades como pediatría general, ginecología, endocrinología de la reproducción, endocrinología infantil y urología pediátrica. Por lo tanto, el tratamiento de algunos pacientes requiere de la colaboración de varios médicos especialistas en estas áreas.

++

Los trastornos ginecológicos de las niñas difieren de manera considerable de los de las mujeres adultas. Incluso la simple exploración física de los genitales es distinta. Así, si se conocen estas diferencias se facilita el diagnóstico de la gran variedad de anomalías ginecológicas que se observa en este grupo de edad.

++

ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA

++

Eje hipotálamo-hipófisis-ovario

++

El sistema neuroendocrino, que regula el desarrollo ulterior del sistema reproductor femenino, es el sitio donde se lleva a cabo una secuencia de eventos orquestados de forma cuidadosa.

++

Durante la vida intrauterina, en la placa olfatoria se forman neuronas que producen la hormona liberadora de gonadotropinas (GnRH, gonadotropin-releasing hormone). A las once semanas de gestación, estas neuronas migran a través del cerebro anterior hasta llegar al núcleo arqueado del hipotálamo (fig. 16-5, pág. 447). Forman axones que se extienden hasta la eminencia media y el plexo capilar del sistema porta hipofisario (fig. 15-11, pág. 414) (Ronnekliev, 1990; Schwanzel-Fukuda, 1989; Silverman, 1987). La hormona liberadora de gonadotropinas es un decapéptido influenciado por los centros corticales superiores, que se libera en forma pulsátil hacia el plexo porta hipofisario. De esta manera, el “generador de impulsos” de GnRH estimula la secreción de gonadotropinas, esto es hormona foliculoestimulante (FSH, follicle-stimulating hormone) y hormona luteinizante (LH, luteinizing hormone), en la hipófisis anterior. A su vez, la liberación pulsátil de gonadotropinas estimula la síntesis y la liberación ovárica de esteroides gonadales. Al mismo tiempo empieza la división acelerada de las células progenitoras y el desarrollo del folículo, lo que tiene como resultado la creación de seis a siete millones de ovocitos a los cinco meses de la gestación. Al final del embarazo los esteroides gonadales ejercen retroalimentación negativa sobre las gonadotropinas hipofisarias y la secreción hipotalámica de GnRH. Durante este lapso, el número de ovocitos disminuye por un proceso de apoptosis vinculada a los genes hasta alcanzar entre uno y dos millones al momento del nacimiento (Vaskivuo, 2001).

++

Al nacer, las concentraciones de FSH y de LH aumentan de forma repentina por la disminución de los niveles de estrógenos placentarios y alcanzan su nivel máximo en los primeros tres meses de vida (fig. 14-1). Después del incremento transitorio de los niveles de gonadotropinas hay otro aumento en las concentraciones de esteroides gonadales que, en opinión de los expertos, explica casos de ingurgitación mamaria neonatal, expulsión de sangre escasa por descamación endometrial y quistes ováricos pasajeros. Después de estos ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.