Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++
++

La “mujer madura” típica tiene 40 años o más y ha concluido su vida reproductiva. Al final del cuarto decenio de la vida, la mayoría de las mujeres entra en la transición menopáusica y este periodo de cambios fisiológicos casi siempre concluye entre los 51 y 56 años de edad (cap. 21, pág. 554). La menopausia marca un estado definido en esta transición. De manera específica, como lo define la Organización Mundial de la Salud, es el punto en el tiempo cuando cesa de manera permanente la menstruación por pérdida de la función ovárica. Desde el punto de vista clínico, el término menopausia se refiere a la etapa que transcurre un año después de la última menstruación.

++

Después de la senectud ovárica, el descenso en la concentración de estrógenos tiene efectos específicos sobre numerosos tejidos. Algunos de estos efectos generan manifestaciones clínicas como síntomas vasomotores y sequedad vaginal, mientras que otros son cambios metabólicos y estructurales. Éstos comprenden osteopenia, osteoporosis, adelgazamiento de la piel, sustitución de la glándula mamaria por grasa y atrofia genitourinaria. De esta manera, las posmenopáusicas tienen diversos trastornos ligados al envejecimiento y a la falta de estrógenos, lo cual genera efectos negativos en su salud.

++

Durante muchos años, la menopausia se consideró como una “enfermedad por deficiencia” muy similar al hipotiroidismo. Por esta razón, la sustitución hormonal se ha utilizado de una forma u otra durante más de 100 años. A continuación, se describen con detalle tanto la historia como las controversias que giran alrededor de este tratamiento, así como las recomendaciones actuales para tratar los síntomas menopáusicos.

++

TRATAMIENTO HORMONAL: ANTECEDENTES Y CONTROVERSIAS

++

En el pasado reciente, se prescribía tratamiento hormonal (HT, hormone treatment) de buena fe a las mujeres por muchos beneficios potenciales, basados en los estudios de observación que se tenían en aquella época. Se creía que el HT, además de su contribución beneficiosa para prevenir y tratar la osteoporosis, protegía contra las enfermedades cardiovasculares, la apoplejía y la demencia. Sin embargo, los más recientes estudios clínicos con asignación al azar (RCT, randomized clinical trials) prospectivos desafían la validez de los estudios de observación más antiguos. De manera específica, para tal crítica son importantes aspectos como tipo de población estudiada, edad y estado de los factores de riesgo de las mujeres participantes y regímenes hormonales por probar. Los médicos deben realizar medicina basada en evidencia para asegurar que la atención de sus pacientes sea de la máxima calidad y no depender de un solo estudio para orientar dicha práctica. En el conocimiento de que existe una jerarquía de datos clínicos, hay que investigar todas las publicaciones para sentar las bases de la práctica médica (Lobo, 2008). De este modo, los médicos deben conocer la historia y las controversias en cuanto a la hormonoterapia ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.