Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++
++

Desde la introducción de la prueba de Papanicolaou (Pap) en el decenio de 1950 la detección citológica sistemática (cribado) ha generado una disminución significativa en la incidencia y la cifra de mortalidad por cáncer cervicouterino invasor (Saslow, 2002). Cada año, en promedio 7% de las mujeres estadounidenses que se someten a las técnicas de cribado presentarán anormalidades en los resultados de su estudio citológico cervicouterino, lo cual obliga a una respuesta clínica (Jones, 2000). Por esa razón, la ginecología en el consultorio por lo común comprende el diagnóstico y el tratamiento de las lesiones preinvasoras de la porción inferior del aparato genital femenino.

++

DIVERSIDAD DE LAS NEOPLASIAS DE LA PORCIÓN INFERIOR DEL APARATO GENITAL FEMENINO

++

El término neoplasia intraepitelial denota las lesiones del epitelio escamoso o pavimentoso de la porción inferior del aparato genital femenino, que según los expertos son precursoras del cáncer invasor. Las lesiones se diagnostican por medio de biopsia y valoración histológica. Las neoplasias intraepiteliales cervicouterina, vaginales, vulvares, perianales y anales (CIN, VaIN, VIN, PAIN y AIN, respectivamente) (cervical, vaginal, vulvar, perianal and anal intraepitelial neoplasia) presentan una gran diversidad que va desde cambios levemente displásicos en el citoplasma y núcleo hasta los de la displasia profunda. La lesión no invade más allá de la membrana basal, pues si lo hiciera, definiría al cáncer invasor.

++

La gravedad de la lesión intraepitelial se clasifica con arreglo a la proporción del epitelio afectado desde la membrana basal en sentido ascendente hacia la superficie. En el caso de CIN (neoplasia intraepitelial cervicouterina), se conocen como displasia leve o CIN 1 a las células anormales confinadas al tercio inferior del epitelio escamoso; si se extienden al tercio medio se denomina como displasia moderada o CIN 2; al tercio superior, se le califica como displasia grave o CIN 3, y si la afectación abarca todos los tres tercios mencionados, se conoce a la lesión como carcinoma in situ (CIS, carcinoma in situ) (fig. 29-1). Las lesiones escamosas de los epitelios de la vagina, la vulva, la zona perianal y la anal se clasifican en forma similar con la salvedad de que no se acepta VIN 1 (pág. 758). La evolución natural de las lesiones extracervicales no se conoce con tanto detalle como en el caso de las CIN.

++
FIGURA 29-1.

A. Mucosa ectocervical normal. El epitelio de esa zona es escamoso estratificado no queratinizante que madura en respuesta a la estimulación de estrógeno. Las mitosis se circunscriben normalmente a las capas más profundas, es decir las capas basal y parabasal del epitelio. B. Tejido cervicouterino tomado para biopsia de la zona de transformación con displasia escamosa leve (CIN 1). La zona de transformación está indicada por la presencia del epitelio escamoso y las glándulas endocervicales (asterisco amarillo). ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.