Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++
++

Los tumores ováricos malignos se clasifican en tres categorías principales. La organización de estos grupos se basa en las estructuras anatómicas de las cuales se originan las neoplasias (fig. 36-1). Los cánceres ováricos epiteliales representan de 90 a 95% de los tumores malignos de las gónadas femeninas (cap. 35, pág. 853). Los tumores ováricos de células germinales y del estroma de los cordones sexuales constituyen del 5 al 10% restante y tienen cualidades únicas que necesitan una estrategia terapéutica especial (Quirk, 2005).

++
FIGURA 36-1.

Orígenes de los tres tipos principales de tumores ováricos. (Modificada de Chen, 2003, con autorización.)

Graphic Jump Location
++

TUMORES OVÁRICOS MALIGNOS DE CÉLULAS GERMINALES

++

Los tumores de células germinales se originan en los elementos primordiales de las gónadas femeninas y comprenden un tercio de todas las neoplasias ováricas. El teratoma quístico maduro, también llamado quiste dermoide, es por mucho el subtipo más frecuente; representa 95% de todas las neoplasias de células germinales y su comportamiento clínico es benigno (cap. 9, pág. 266). Por el contrario, en países occidentales, éstas comprenden menos de 5% de los cánceres ováricos malignos e incluyen disgerminomas, tumores del saco vitelino, teratomas inmaduros y otros tipos menos comunes.

++

Tres rasgos típicos distinguen a los tumores malignos de células germinales de los cánceres ováricos epiteliales. Primero, la patología de las pacientes casi siempre inicia a una edad menor, por lo común en la adolescencia o al principio del tercer decenio de la vida. Segundo, al momento del diagnóstico la mayoría de las mujeres presenta enfermedad en etapa I. Tercero, el pronóstico es excelente por la gran sensibilidad de los tumores a la quimioterapia (tratamiento antineoplásico), incluso para aquellas personas con enfermedad avanzada.

++

Las cirugías que permiten conservar la fertilidad representan el tratamiento primario para las mujeres que desean embarazarse en el futuro y la mayoría no requerirá quimioterapia posoperatoria.

++

Epidemiología

++

La incidencia de los tumores ováricos malignos de células germinales, ajustada por edad, en Estados Unidos es mucho menor (0.4 por cada 100 000 mujeres) que la de los carcinomas ováricos epiteliales (15.5), pero es dos veces más alta que la de los tumores del estroma de los cordones sexuales (0.2) (Quirk, 2005). Smith y sus colaboradores (2006) analizaron 1 262 casos de células germinales ováricas malignas desde 1973 hasta 2002 y observaron que las tasas de incidencia habían disminuido 10% en los últimos 30 años. A diferencia de un pequeño porcentaje de carcinomas ováricos epiteliales, los tumores de células germinales malignas no suelen considerarse heredables, aunque hay informes de unos cuantos casos familiares (Galani, 2005; Stettner, 1999).

++

Dichas tumoraciones son las neoplasias malignas ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.