Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++
++

Cada año se realizan más de 30 millones de procedimientos quirúrgicos. Durante éstos, casi 1 millón de pacientes sufre alguna complicación posoperatoria (Mangano, 2004). Como cirujanos, los ginecólogos asumen la responsabilidad de valorar el estado clínico de una paciente a fin de identificar los factores de riesgo modificables y prevenir la morbilidad perioperatoria. Sin embargo, los médicos también deben estar preparados para diagnosticar y tratar tales complicaciones, en caso que se produzcan.

++

VALORACIÓN PREOPERATORIA DE LA PACIENTE

++

Una valoración preoperatoria bien realizada tiene dos funciones importantes. Descubre enfermedades concomitantes que requieren valoración adicional y optimización para evitar complicaciones perioperatorias. La segunda es que la valoración permite un mejor uso de los recursos del quirófano al aumentar su eficacia (Correll, 2009; Roizen, 2000).

++

Consulta médica

++

En muchos casos, un ginecólogo puede realizar una anamnesis y exploración física antes de la intervención quirúrgica detalladas, lo cual a menudo evita la necesidad de consulta médica. Sin embargo, si se descubre una enfermedad mal controlada o no diagnosticada antes, la consulta con un internista puede ser provechosa. El propósito de una consulta preoperatoria con el especialista en medicina interna no es obtener la “autorización médica”, sino proporcionar una valoración del riesgo en el estado médico actual de una mujer. Durante la consulta, debe aportarse un resumen de la enfermedad quirúrgica y presentar preguntas claras al médico consultor (Eagle, 2002; Fleisher, 2009; Goldman, 1983). Además, el consultor debe contar con expedientes clínicos con las valoraciones médicas realizadas con anterioridad, junto con las pruebas diagnósticas previas. Por lo general, esto previene los retrasos quirúrgicos adicionales causados por la repetición de pruebas.

++

Valoración pulmonar

++

La mayor parte de la morbilidad pulmonar incluye atelectasias, neumonía y exacerbación de neumopatías crónicas. La incidencia estimada de tales complicaciones después de una intervención quirúrgica es entre 20 y 70% (Bernstein, 2008; Brooks-Brunn, 1997; Qaseem, 2006).

++
Factores de riesgo para complicaciones pulmonares
++

Factores relacionados con el procedimiento. Los factores de riesgo para complicaciones pulmonares se encuentran en una de dos categorías principales: la relacionada con el procedimiento y la vinculada con el paciente. Por ejemplo, las incisiones abdominales superiores que se aproximan al diafragma pueden alterar la función pulmonar a través de tres mecanismos, como se muestra en la figura 39-1. Primero, la estimulación transoperatoria de las vísceras disminuye las señales de la motoneurona frénica, lo que reduce el descenso diafragmático. Segundo, la interrupción de los músculos de la pared abdominal puede disminuir los esfuerzos respiratorios eficaces. Por último, el dolor limita el uso voluntario eficaz de los músculos respiratorios. Como consecuencia, la función diafragmática deficiente puede ocasionar una disminución persistente en la capacidad vital y en la capacidad funcional residual (Warner, 2000). La duración es otro factor ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.