Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++

Los trastornos anorrectales van de los simples a los complejos, pueden ser diversos y múltiples y, en ocasiones, se manifiestan por signos y síntomas de trastornos locales o generales, graves y subyacentes que pueden ser letales. A veces es difícil determinar una causa precisa de los trastornos anorrectales. Los antecedentes pertinentes y una exploración a conciencia reducen el diagnóstico diferencial y ayudan al tratamiento oportuno y apropiado.

++

ANATOMÍA

++

El recto es una estructura anatómica que comienza en el cuerpo vertebral S3 y desciende unos 13 a 15 cm. Este intestino entodérmico se une a un orificio de origen ectodérmico y desemboca en el conducto anal, que tiene unos 4 cm de longitud (fig. 88-1).

++
FIGURA 88-1.

Corte mesosagital del segmento anorrectal.

Graphic Jump Location
++

La unión de estas dos estructuras embrionarias es la línea dentada que delimita el inicio anatómico del conducto anal y se continúa hacia la porción más distal con la piel perianal del borde anal. La mucosa del conducto anal consta del epitelio pavimentoso estratificado, pero no contiene folículos pilosos ni glándulas sudoríparas. En el borde anal, el anodermo se engrosa e incluye en su estructura folículos pilosos y otros apéndices cutáneos. La ampolla rectal, proximal a la línea dentada, se estrecha para conformar la abertura del conducto anal y al hacerlo su mucosa adopta un aspecto plegado que forma ocho a 14 pliegues longitudinales contorneados: las columnas de Morgagni. Cada columna adyacente está conectada a la línea dentada por un colgajo de mucosa que forma una cripta anal pequeña, normalmente de 1 a 3 mm de profundidad. La infección anal, la cistitis, los abscesos perianales y las fístulas se deben a inflamación, obstrucción e infección de las criptas y las glándulas. La pared anal separa los esfínteres interno y externo y es una continuación de las capas normales de la pared del colon y el recto. El revestimiento más interno, la mucosa, se continúa con el borde anal. Inmediatamente proximal a la línea dentada, la mucosa experimenta transición del epitelio cilíndrico rectal al cúbico y al pavimentoso. La submucosa, que normalmente contiene la mayor parte de los vasos sanguíneos y nervios vegetativos del intestino, se engrosa de manera considerable proximal a la línea dentada. Las arterias hemorroidales irrigan la región anorrectal, en tanto que la red venosa en esta región es el plexo hemorroidal interno. Las venas hemorroidales superiores (internas) desembocan en el sistema porta, en tanto que las venas hemorroidales inferiores (externas) desembocan en la vena cava inferior. La capa de músculo circular interno del recto se engrosa en forma considerable al terminar en la porción distal en la región anorrectal para formar el músculo liso del esfínter interno. Los músculos longitudinales más atenuados del recto se extienden en dirección caudal y se fusionan con fibras de músculo estriado de grupos del ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.