Skip to Main Content

++

ASPIRACIÓN NASOGÁSTRICA

++

Se utiliza la aspiración nasogástrica para retirar contenido líquido del estómago y descomprimir tanto éste como el intestino delgado. La necesidad de aspiración nasogástrica suele variar de acuerdo con el cuadro clínico (cuadro 89-1). La descompresión gástrica es útil en caso de obstrucción del intestino delgado, aunque algunos estudios han demostrado que el tratamiento farmacológico con octreótido o somatostatina ha permitido tratar sin riesgo la obstrucción intestinal relacionada con neoplasias malignas.1,2 La aspiración nasogástrica y la descompresión ya no se consideran procedimientos sistemáticos en el tratamiento del íleo adinámico.3,4 Es útil retirar el contenido líquido en pacientes con hemorragia de tubo digestivo, pero no todas las personas con hemorragia de tubo digestivo necesitan aspiración nasogástrica.

++
Table Graphic Jump Location
CUADRO 89-1

Selección de pacientes para la aspiración nasogástrica

++

En la hemorragia de tubo digestivo, una situación frecuente y debatida para la aspiración nasogástrica,5 la aspiración del contenido del estómago permite localizar el origen de la hemorragia, determinar la velocidad de la misma y despejar el estómago para llevar a cabo una endoscopia. En los enfermos con hematemesis el origen de la hemorragia casi siempre es la porción alta del tubo digestivo, y la aspiración nasogástrica permite valorar la rapidez de la misma más que identificar su origen. En los casos de hemorragia importante de tubo digestivo alto, como lo indicaría, por ejemplo, una inestabilidad hemodinámica resistente a tratamiento o grandes volúmenes de vómito sanguinolento de color rojo brillante, la velocidad de la hemorragia permite determinar la eficacia de las intervenciones médicas y la necesidad de una endoscopia de urgencia. Cuando el cuadro clínico indica que la hemorragia es más lenta, como en el caso del vómito en posos de café o el vómito con estrías de sangre, resulta menos clara la necesidad de aspiración nasogástrica porque suelen ser suficientes métodos menos sensibles para valorar la rapidez de la hemorragia, como observación de hemorragia espontánea, valoración hemodinámica y determinación del hematócrito en serie.

++

En individuos sin hematemesis, la aspiración nasogástrica carece de la sensibilidad para detectar un origen de la hemorragia de tubo digestivo alto.6 Si bien se ha comunicado que 10% de los pacientes con rectorragia tiene una hemorragia originada en la porción alta del tubo digestivo, muchas de éstas tienen un origen duodenal y se ubican fuera del alcance de la sonda nasogástrica....

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.