Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++

Los niños no son adultos pequeños. La afirmación casi sagrada que se presenta, se escucha en casi todos los servicios de urgencias de todo el mundo. En promedio, 33% de las visitas a dichos servicios corresponde a niños. Los elementos básicos de la reanimación son iguales que en los adultos, pero casi todos los demás aspectos de la asistencia infantil son fundamentalmente distintos de los correspondientes a adultos. Las diferencias anatómicas, fisiológicas y el desarrollo de los menores hacen que los aspectos epidemiológicos, fisiopatológicos y de diagnóstico diferencial sean propios de ellos. Los elementos básicos de la anamnesis suelen obtenerse de cuidadores y no del niño; a veces es difícil la exploración física de un menor y en él son diferentes los signos cardinales de enfermedad. Los métodos diagnósticos a veces originan dolor e incluso daño posible. Los fármacos deben administrarse en dosis basadas en el peso y la selección del equipo clínico también debe corresponder a la talla de cada menor. La canalización obliga a la transferencia a un hospital infantil especializado. Por último, a pesar de que el niño es el elemento fundamental de la atención, el tratamiento ha de centrarse en la familia y a menudo comprende atender los miedos y el estrés de cada uno de los parientes.

++

Hay diferencias en el entorno de los servicios de urgencias para niños y los de tipo general. Las primeras tratan más bien niños con trastornos médicos primarios, en comparación con los segundos y estos últimos atienden sobre todo niños lesionados. Los menores que son llevados a los servicios pediátricos de urgencias por lo regular están más enfermos, en ellos los tiempos de espera han sido más largos hasta que los atiende un médico y, como consecuencia, es más larga su permanencia en dichos servicios.

++

El capítulo presente destaca las características peculiares de la atención de urgencia de los niños. Los principios generales se exponen y se señalan ejemplos específicos derivados de manifestaciones comunes. El capítulo e109-1, Valoración del niño en el servicio de urgencias: aplicación en el desarrollo normal del niño, incluye una revisión integral del menor normal, que incorpora un manual básico sobre las fases del desarrollo, la atención centrada en la familia y normas fisiológicas específicas de cada edad.

++

ANATOMÍA Y FISIOPATOLOGÍA

++

Los grupos de los niños, según sus edades, se dividen en fases neonatal (desde el nacimiento hasta el primer mes de vida); lactancia (un mes a un año); preescolar (uno a tres años); escolar (tres a 12 años) y adolescencia (12 a 18 años). En todos los grupos mencionados, se advierten cambios anatómicos y fisiológicos trascendentes.

++

Los recién nacidos presentan los cambios más profundos al pasar de la etapa de dependencia metabólica y respiratoria de la placenta, a la independencia como seres que respiran aire. Los aparatos cardiovascular y respiratorio cambian del cortocircuito casi completo de sangre, que no ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.