Skip to Main Content

++

EPIDEMIOLOGÍA

++

La diabetes se subclasifica en formas diferentes. En épocas pasadas se conocía a la diabetes tipo 1 como diabetes juvenil, porque comenzaba en época más temprana de la vida y se caracterizaba por una disminución repentina y a menudo total de la producción de insulina. La diabetes tipo 2 calificada como diabetes del adulto se caracterizaba por una resistencia creciente a la insulina y es la más común en obesos adultos. Esta forma de diabetes se manifiesta en la actualidad en adolescentes con sobrepeso y con una gran tendencia genética a presentar la enfermedad. La diabetes tipo 1 es la endocrinopatía más frecuente en niños y su prevalencia estimada es de 1 caso en 400 personas. Se sabe que hasta 27 a 40% de los niños con la diabetes tipo 1 de comienzo reciente tienen como manifestación inicial la cetoacidosis de tipo diabético (DKA).1 En menores con diabetes diagnosticada, la DKA es mucho menos frecuente y tiende a agruparse en un subgrupo pequeño de pacientes; 5% de los niños diabéticos son los que presentan casi el 60% de los episodios de DKA.2 La cetoacidosis mencionada es la causa principal de muerte en personas diabéticas <24 años de vida; la consecuencia primordial de la mortalidad en DKA3 es el edema cerebral.

++

FISIOPATOLOGÍA

++

Para información detallada de la fisiopatología de la enfermedad, conviene consultar los capítulos 218, Diabetes mellitus tipo 1 y 219, Diabetes mellitus tipo 2.

++

MANIFESTACIONES CLÍNICAS

++

La tríada clásica que permite el diagnóstico de la diabetes tipo 1 incluye poliuria, polidipsia y polifagia. Otras manifestaciones frecuentes comprenden adelgazamiento, enuresis secundaria, anorexia, molestias abdominales imprecisas, alteraciones visuales y candidosis genital en el niño con control de esfínteres. En ocasiones los menores con DKA son llevados a la sala de urgencias más bien por tener dolor abdominal que a veces remeda la apendicitis aguda o, por otra parte, se piensa en dificultad respiratoria si la respiración de Kussmaul es intensa. El diagnóstico se confirma al demostrar la hiperglucemia y la glucosuria sin que existan otras causas como la corticoterapia, el síndrome de Cushing, el feocromocitoma, el hipertiroidismo u otras entidades graves.

++

Los signos de diabetes no controlada recorren todo el espectro desde la simple hiperglucemia sin cetonuria, hasta la cetosis diabética (hiperglucemia con cetonuria) y DKA manifestada plenamente. En términos generales, se define la DKA como la acidosis metabólica (pH <7.25 a 7.30 o concentración de bicarbonato sérico <15 meq/L) con hiperglucemia (glucemia >300 mg/100 ml) y cetonemia con una dilución sérica >1:2.4,5 La causa más frecuente de DKA en niños y adolescentes con diabetes diagnosticada es el incumplimiento del régimen insulínico prescrito. Otros factores desencadenantes comprenden enfermedades virales intercurrentes e infecciones focales como las de vías urinarias o gastroenteritis. La DKA es mucho más frecuente en personas con diabetes tipo 1 que en aquellas que tienen la tipo 2, pero se le observa a veces en individuos con enfermedad tipo 2 que terminan por mostrar acidosis, cuando afrontan estrés fisiológico moderadamente ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.