Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++

Este capítulo se enfoca en trastornos frecuentes de las manos, pies y extremidades, y se organiza en las siguientes secciones: úlceras, trastornos inflamatorios, infecciones cutáneas y trastornos cutáneos vasculares.

++

ÚLCERAS

++

DERMATITIS POR ESTASIS VENOSA Y ÚLCERAS VENOSAS EN LAS PIERNAS

++

Casi todas las úlceras en las piernas se producen por estasis venosa, consecuencia de la insuficiencia venosa crónica.

++

Manifestaciones clínicas La dermatitis temprana por estasis se caracteriza por edema en zonas declive, eritema e hiperpigmentación naranja pardusca. Las áreas distal medial y pretibial de las piernas son las que se afectan con mayor frecuencia. Los casos más crónicos y graves a veces tienen eritema húmedo brillante, incluso ulceración (fig. 247-1). Es frecuente el prurito. La dermatitis por estasis puede complicarse por infección bacteriana. La presencia de una costra color miel y pústulas sugiere infección bacteriana secundaria. Es posible el desarrollo de celulitis y linfangitis.

++
FIGURA 247-1.

Insuficiencia venosa. Dermatitis por estasis pruriginosa con úlcera por estasis venosa. (Reproducida con autorización a partir de Wolff KL, Johnson R, Suurmond R: Fitzpatrick’s Color Atlas & Synopsis of Clinical Dermatology, 5th ed. © 2005, McGraw-Hill, New York.)

Graphic Jump Location
++

Las úlceras por estasis a menudo comienzan en áreas de dermatitis por estasis. Los maléolos medial y lateral, y la cara medial de la pantorrilla son los sitios de compromiso más frecuente. La úlcera a menudo produce una sensación de dolorimiento con la posición en declive. La úlcera tiene apariencia en sacabocado, con hiperpigmentación naranja-café en los bordes y una base rosa húmeda. Los pulsos periféricos casi siempre están conservados.

++

El diagnóstico de dermatitis por estasis y de las úlceras por estasis es clínico. Por lo general hay otros signos de estasis venosa (edema, hiperpigmentación, venas varicosas y cicatrización), lo que facilita el diagnóstico. Cuando hay una exacerbación aguda es frecuente una infección secundaria. También debe considerarse la dermatitis alérgica por contacto concomitante.

++

Si la úlcera no tiene las manifestaciones clínicas mencionadas, deben considerarse otros diagnósticos (cuadro 247-1).

++
Table Graphic Jump Location
CUADRO 247-1

Diagnóstico diferencial de las úlceras en la extremidad*

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.