Skip to Main Content

++

ANATOMÍA

++

La zona proximal de la mortaja tibioastragalina está compuesta de la porción distal del peroné y la tibia, que concuerda con la tróclea del astrágalo. Los huesos mencionados son más anchos en sentido anterior que en la mitad posterior. La estabilidad articular se logra gracias a los maléolos interno y externo que se sitúan en uno y otro lados del astrágalo. Tres grupos propios de ligamentos que estabilizan la articulación tibioastragalina son el deltoideo o lateral interno, el lateral externo y la sindesmosis.7 El ligamento lateral interno o deltoideo es el más potente y es una banda gruesa triangular de tejido que nace del maléolo interno. El complejo lateral externo está compuesto del maléolo externo, que se vincula con las caras anterior y posterior del astrágalo y el calcáneo por medio de los ligamentos peroneocalcáneo y peroneoastragalino anterior y posterior, respectivamente. El grupo mencionado, en particular el ligamento peroneoastragalino anterior, es el más débil y el que se lesiona más a menudo en los esguinces laterales. La sindesmosis es un grupo de cuatro ligamentos precisos que unen la zona distal de la tibia a la del peroné, exactamente por arriba del astrágalo (fig. 273-1). Gracias a la intervención de los ligamentos anteriores, el peroné puede rotar y soportar 16%, en promedio, de la carga axial.7

++
FIGURA 273-1.

Anatomía de la articulación del tarso del pie.

Graphic Jump Location
++

Se considera que la articulación tibioastragalina es un gínglimo, pero las inserciones ligamentosas permiten algún grado de rotación y traslación dentro de la mortaja de la cúpula astragalina.7 Los cuatro grupos de músculos de la articulación tibiotarsiana reciben ramas de los nervios ciático, musculocutáneo, tibial anterior, y ciáticos poplíteos externo e interno, junto con ramas de la arteria poplítea que lleva sangre a tales estructuras. Los músculos tibial anterior, extensor común largo de los dedos y extensor largo propio del primer dedo cursan por la cara anterior de la articulación y son los encargados de la dorsiflexión. La inversión se logra por la intervención del tibial posterior, del flexor común largo de los dedos y del flexor largo propio del primer dedo. Los músculos peroneos laterales largo y corto comparten la vaina sinovial común fijada por una acanaladura en la cara posterior del maléolo externo y el ligamento anular anterior del tarso (lámina superior) que transcurren en sentido lateral para intervenir en la eversión y flexión plantar de la articulación. Esta última función (flexión plantar) se realiza más bien por intervención de los músculos gemelos y sóleo.

++

MANIFESTACIONES CLÍNICAS

++

En la sala de urgencias es de máxima importancia conocer el mecanismo de lesión y el momento en que ocurrió. El explorador debe dejar constancia escrita de los detalles, así como de lesiones previas de huesos o partes blandas. Se necesita la valoración pronta y oportuna4...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.