Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++

En este capítulo se revisa la valoración de los pacientes que acuden a los servicios de urgencias con trastornos conductuales y, en particular, la valoración inicial y tratamiento de pacientes psicóticos, suicidas y violentos.

++

Los trastornos conductuales constituyen una carga significativa y creciente de la atención de los servicios de urgencias en Estados Unidos. En las últimas dos décadas, las visitas a estos servicios por problemas relacionados con enfermedades mentales se han incrementado 38%, desde 17.1 a 23.6 por cada 1 000 habitantes estadounidenses (p <0.001).1 Se ha documentado que los problemas de salud mental como motivo primario de valoración en los servicios de urgencias constituye 6.3% de todas las atenciones de urgencias, pero los problemas mentales inadvertidos pueden presentarse hasta en una tercera parte de todos los individuos que acuden a las salas de urgencias. Son especialmente significativos los incrementos en el número de consultas relacionados con problemas de salud en personas de edad avanzada y en individuos que viven en áreas urbanas; consultas relacionadas con trastornos del estado de ánimo, ansiedad y los intentos suicidas, lo que significa un incremento paralelo en los tipos de visitas a urgencias relacionados con salud mental y que son causa frecuente de solicitud de atención: los trastornos relacionados con abuso de sustancias.

++

La mayor parte de las pruebas conductuales se valora y se trata en los servicios de urgencias de hospitales generales. Los servicios de urgencias, como red de seguridad para la atención de problemas de salud mental, actúan como la opción obligada para el tratamiento agudo y urgente de individuos con trastornos psiquiátricos.

++

Los sistemas de salud suelen tener dificultades para atender a estos individuos con trastornos de la conducta dejando en el abandono a los individuos con psicosis, intoxicaciones, ansiedad o depresión. No sólo a aquellos individuos que tienen síntomas psicóticos o depresivos agudos, sino a muchos otros pacientes con enfermedades mentales que han estado previamente en los servicios de urgencias y que han agotado sus redes de apoyo psicosocial y la benevolencia de sus familiares, amigos e incluso de los trabajadores de la salud mental. El personal del servicio de urgencias debe resistirse a la pérdida de identidad sobre los propios sentimientos, ya que esta conducta puede ocasionar que se subestimen las necesidades reales del paciente y a realizar valoraciones menos meticulosas en cada nueva visita. Una forma es recordar que se debe permanecer atento y consciente de las obligaciones profesionales para con los pacientes, esto incluye fomentar una actitud positiva incondicional y no emitir juicios, lo cual es una medida preventiva importante contra la alienación.2 La virtud de las conductas positivas incondicionales proporciona un marco moral importante para la atención de los sentimientos del propio personal sanitario hacia la enfermedad psicosocial.4

++

VALORACIÓN

++

Una decisión estratégica para la valoración psiquiátrica de urgencias debe seguir la secuencia de acciones que se mencionan en ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.