Skip to Main Content

++

Introducción

++

Las ampollas y vesículas son lesiones que se presentan con relativa frecuencia formando parte de muchos cuadros dermatológicos. Son levantamientos circunscritos de la piel con contenido seroso que al romperse dejan exulceraciones de mayor o menor tamaño, y se cubren con costras melicéricas. La diferencia entre vesícula y ampolla reside sólo en su tamaño; las primeras son pequeñas y las ampollas, mayores.

++

Las enfermedades virales producen vesículas, la dermatitis por contacto también es vesiculosa, cuando es eccematosa, pero puede provocar ampollas; el impétigo puede ser ampolloso y muchos medicamentos producen lesiones vesiculoampollosas. Hay ampollas producidas por traumatismos y quemaduras.

++

Hay otras enfermedades, por fortuna no tan frecuentes, que se caracterizan por ampollas. Antes se les concentraba en el grupo de los pénfigos, pero en la actualidad, gracias a su mejor conocimiento clínico, histológico e inmunológico, se ha podido delimitar muy bien el grupo de los pénfigos, la dermatitis herpetiforme o enfermedad de Duhring y el penfigoide de Lever, así como otros trastornos menos frecuentes. También se caracterizan por ampollas ciertas formas de eritema polimorfo, como la epidermólisis ampollosa, las porfirias (trastorno genético del metabolismo de las porfirinas) y algunas otras (esquema 17-1).

++
++

En cuanto a su localización, las ampollas pueden encontrarse en la epidermis, ya sea bajo la capa córnea, en el estrato de Malpighi o sobre la capa basal, y también pueden ser subepidérmicas, es decir, situarse entre la dermis y la epidermis. Las ampollas pueden producirse por varios mecanismos, algunos de los cuales se mencionan a continuación.

++

  1. Espongiosis. Esto es, edema intercelular o intracelular, separa las células espinosas que más tarde sufren una licuefacción de su citoplasma y una verdadera lisis. Estas ampollas son intraepidérmicas y se presentan en todos los procesos eccematosos.

  2. Acantolisis. Ampollas intraepidérmicas producidas por la destrucción de los puentes intercelulares y la separación de las células espinosas que degeneran. Este tipo de ampollas se observa en los pénfigos, la enfermedad de Bowen y una genodermatosis llamada enfermedad de Darier, así como en la queratosis actínica.

  3. Presión. Son ampollas subepidérmicas que se forman por la presión de exudados o infiltrados celulares en la cúpula de las papilas dérmicas. Se observan en la enfermedad de Duhring, eritema polimorfo, penfigoide, lupus eritematoso, eritema pigmentado fijo, porfirias, epidermólisis ampollosa.

    Se piensa que la ampolla subcórnea que se presenta en el impétigo y otros trastornos parecidos pueden deberse también a presión de infiltrados celulares que se depositan bajo la capa córnea.

  4. Degeneración de la membrana basal. Esta membrana sirve de unión, como un cemento entre la capa germinativa de la epidermis y las primeras fibras conjuntivas de la dermis. Este tipo de ampolla puede verse en la enfermedad de Lyell.

  5. Degeneración balonizante o reticular de las células epidérmicas. Las células epidérmicas se hinchan y degeneran por ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.