Skip to Main Content

++

Propiedades farmacológicas

++

El ácido ascórbico (vitamina C) es una vitamina hidrosoluble esencial para el hombre. Existe en dos formas, ácido L-ascórbico y ácido L-dehidroascórbico; ambas se encuentran en plantas verdes, tomates, frutas cítricas, patatas y, en cantidades menores, en tejidos animales. Cada 100 ml de jugo de naranja contienen 50 mg de ácido ascórbico. Los requerimientos diarios se cubren fácilmente con la ingestión de alimentos. En general, los adultos necesitan 50 a 60 mg al día; las mujeres gestantes o en etapas de lactancia, 80 a 100 mg. El ácido ascórbico es uno de los reductores más potentes que existen en forma natural en los tejidos, y actúa como cofactor en un gran número de reacciones de hidroxilación y amidación, al transferir electrones a las enzimas que proporcionan equivalentes reductores. Por ello, es esencial en la formación y conservación de colágena y la matriz intercelular, en la síntesis de catecolaminas, síntesis de carnitina y esteroides, en el metabolismo de la tirosina y en la conversión de ácido fólico en ácido folínico. Asimismo, para incorporación del hierro a la ferritina y al catalizar la reducción de hierro férrico a su forma ferrosa. También es necesario para garantizar la integridad de la respuesta inmunitaria celular: aumenta la actividad fagocitaria de los leucocitos y favorece la cicatrización de las heridas. Junto con el antioxidante liposoluble vitamina E, parece desempeñar una función protectora contra el daño provocado por la oxidación de moléculas esenciales. Las implicaciones médicas de esta acción están por determinarse. La deficiencia de ácido ascórbico se manifiesta por aumento de los requerimientos (embarazo, lactancia, anticonceptivos orales, situaciones de estrés, tabaquismo) en combinación con una escasa ingestión; en caso de deficiencia extrema ocurre escorbuto, que responde rápidamente al efecto terapéutico del ácido ascórbico. Se ha especulado sobre la posible utilidad del ácido ascórbico en la prevención y tratamiento del resfriado común, el cáncer, y en procesos como envejecimiento, infertilidad y enfermedades de la colágena. Sin embargo, no hay certeza de su acción benéfica. El ácido ascórbico se absorbe bien en el intestino, aun cuando su absorción disminuya en forma proporcional con dosis altas, y se distribuye ampliamente en el organismo. Se almacena en las células y alcanza concentraciones muy altas en los tejidos glandulares. Se biotransforma en el hígado, y se han identificado oxalato y sulfato de ácido ascórbico como metabolitos en la orina. Se elimina por vía renal.

++

Indicaciones

++

Prevención y tratamiento del escorbuto. Profilaxis y tratamiento de la deficiencia vitamínica (ingestión disminuida o requerimientos aumentados).

++

Contraindicaciones y precauciones

++

No se recomienda su administración, o ésta debe vigilarse estrechamente en casos de gota, cistinuria y cálculos renales. Téngase en cuenta que los diabéticos, los pacientes predispuestos a litiasis renal recurrente, aquellos con dietas hiposódicas o sometidos a tratamiento anticoagulante, no deben tomar cantidades altas de ácido ascórbico durante periodos prolongados. Su administración precipita crisis de anemia falciforme en pacientes ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.