Skip to Main Content

++

HIPERTENSIÓN SISTÉMICA

++

En Estados Unidos 77.9 millones de personas tienen presión arterial alta (sistólica ≥ 140 mmHg o diastólica ≥ 90 mmHg); de acuerdo con el criterio límite de 140/90 mmHg, 78% sabe que la padece, y sólo 68% se encuentra en tratamiento, y de esta cifra 64% está bajo control. Por común acuerdo, la hipertensión se clasifica, con base en las mediciones realizadas en el consultorio, como de etapa 1 (140-159/90-99 mmHg) y de etapa 2 (> 160/100 mmHg). La morbilidad y mortalidad cardiovasculares aumentan conforme se elevan las presiones sanguíneas sistólica y diastólica, pero en personas mayores de 50 años, la presión sistólica y la presión del pulso son mejores factores predictivos de complicaciones que la presión diastólica. La prevalencia de hipertensión aumenta con la edad y es más frecuente en personas de raza negra que en caucásicas. Las tasas de mortalidad por apoplejía y cardiopatía coronaria (dos de las complicaciones más importantes de la hipertensión) disminuyeron hasta 50 a 60% durante las tres últimas décadas, pero en fecha reciente se han equilibrado. Continúa en ascenso el número de pacientes con nefropatía e insuficiencia cardiaca en etapas terminales (otros dos trastornos en que la hipertensión influye en grado considerable).

++

¿CÓMO SE MIDE LA PRESIÓN ARTERIAL Y SE DIAGNOSTICA LA HIPERTENSIÓN?

++

La presión arterial debe medirse con un esfigmomanómetro bien calibrado. La anchura de la hoja dentro del manguito debe abarcar cuando menos 80% de la circunferencia del brazo. Las lecturas deben obtenerse después de que el paciente haya descansado en forma cómoda al menos 5 min, con la espalda apoyada en posición sedente o en decúbito dorsal, y por lo menos 30 min después de haber fumado o bebido café. Se puede observar un video que demuestra la técnica correcta en http://www.abdn.ac.uk/medical/bhs/tutorial/tutorial.htm. Los dispositivos usados en el consultorio permiten hacer múltiples mediciones automatizadas después de un periodo de reposo programado y generar lecturas de presión arterial independientes del efecto de la bata blanca y la preferencia digital. Las mediciones de la presión arterial realizadas fuera del consultorio, ya sea por autovigilancia intermitente (registro de la presión sanguínea en el domicilio) o con un dispositivo automático programado para hacer mediciones a intervalos regulares (registro ambulatorio de la presión arterial) son elementos predictivos de los resultados más potentes y se sugieren cada vez más en las guías clínicas. Los registros en el domicilio también son útiles para diferenciar la hipertensión “de bata blanca” (en la que la presión se eleva en la clínica, pero es normal en casa) de la hipertensión resistente al tratamiento y con el diagnóstico de “hipertensión enmascarada” (cuando la presión arterial es normal en la clínica, pero alta en casa). El riesgo cardiovascular relacionado con la hipertensión enmascarada es similar al de la hipertensión sostenida.

++

Una sola lectura de presión arterial elevada no es suficiente para establecer el diagnóstico de hipertensión. Las principales excepciones a esta regla son las ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.