Skip to Main Content

++

TRASTORNOS UROLÓGICOS

++

HEMATURIA

++

BASES PARA EL DIAGNÓSTICO

  • Las hematurias macroscópica y microscópica exigen valoración.

  • Deben obtenerse imágenes de las vías urinarias superiores y es necesario practicar cistoscopia si hay hematuria en ausencia de infección.

++
Generalidades
++

En 10% de los pacientes con hematuria macroscópica o microscópica se puede identificar el origen en las vías urinarias superiores (riñones y uréteres). Entre las causas en las vías superiores, la litiasis constituye el 40%, los trastornos médicos renales (espongiosis medular renal, glomerulonefritis, necrosis papilar) 20%, el carcinoma de células renales 10% y el carcinoma de células uroteliales del uréter o la pelvis renal 5%. La administración de fármacos y los trastornos médicos asociados aportan indicios diagnósticos. Debe identificarse el consumo de analgésicos (necrosis papilar), ciclofosfamida (cistitis química), antibióticos (nefritis intersticial), diabetes mellitus, rasgo drepanocítico o drepanocitosis (necrosis papilar), antecedente de litiasis o neoplasias malignas. En las vías inferiores el origen de la hematuria macroscópica (en ausencia de infección), casi siempre se debe a carcinoma de células uroteliales de la vejiga. La causa más frecuente de hematuria microscópica en el varón es la hiperplasia prostática benigna. La presencia de hematuria en pacientes que reciben anticoagulantes no puede adjudicarse a la anticoagulación; está indicada la valoración completa que consiste en imágenes de las vías superiores, cistoscopia y citología urinaria. (Consúltese el cap. 39 para revisar los aspectos relacionados con cáncer vesical, cánceres de uréter y pelvis renal, carcinoma de células renales y tumores renales y testiculares.)

++
Manifestaciones clínicas
++
A. Signos y síntomas
++

En presencia de hematuria macroscópica, la descripción del momento en que aparece (inicial, terminal, total) puede ofrecer datos sobre la localización de la enfermedad. Deben investigarse síntomas relacionados (p. ej., cólico renal, síntomas de irritación durante la micción, síntomas generales). La exploración física debe centrarse en los signos de enfermedad sistémica (fiebre, exantema, linfadenopatía, tumoraciones pélvicas o abdominales), así como en los signos de enfermedad renal (hipertensión, sobrecarga de volumen). La valoración urológica puede demostrar crecimiento prostático, una tumoración en el flanco o alteraciones uretrales.

++
B. Datos de laboratorio
++

Los estudios de laboratorio iniciales consisten en examen general de orina y urocultivos. La proteinuria y los cilindros sugieren un origen renal. Los síntomas de irritación durante la micción, la bacteriuria y el urocultivo positivo en la mujer indican infección urinaria, pero es importante el examen general de orina como seguimiento después del tratamiento para asegurar la resolución de la hematuria.

++

La valoración complementaria incluye citología urinaria, la cual ayuda a establecer el diagnóstico de neoplasias vesicales.

++
C. Estudios de imágenes
++

Las imágenes de las vías superiores (casi siempre tomografía computarizada [CT, computed tomography] abdominal y pélvica, con y sin medio de contraste) permiten identificar neoplasias del riñón o uréter, además de trastornos benignos como urolitiasis, uropatía obstructiva, ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.