Skip to Main Content

++

SÍFILIS

++

EVOLUCIÓN Y PRINCIPIOS DIAGNÓSTICOS Y TERAPÉUTICOS

++

La sífilis es una enfermedad infecciosa compleja causada por Treponema pallidum, una espiroqueta capaz de infectar casi cualquier órgano o tejido corporal e inducir manifestaciones clínicas diversas (cuadro 34-1). La transmisión ocurre más a menudo en el contacto sexual (incluido el sexo oral) a través de lesiones menores de piel o mucosas; el sitio de inoculación es casi siempre genital, pero puede ser extragenital. El riesgo de presentar sífilis después de un acto sexual sin protección con un individuo que tiene sífilis infecciosa es de casi 30 a 50%. En casos raros también puede transmitirse por contacto no sexual, transfusión sanguínea o a través de la placenta de la madre al feto después de la décima semana de embarazo (sífilis congénita).

++
Table Graphic Jump Location
Cuadro 34–1.

Etapas de la sífilis y manifestaciones clínicas frecuentes.

++

La evolución natural de la sífilis adquirida se divide en dos etapas clínicas importantes: temprana (infecciosa) y tardía. Las separa una fase latente sin síntomas, durante la primera parte de la cual (latencia temprana) es posible que reaparezcan las lesiones infecciosas. La sífilis infecciosa incluye las lesiones primarias (chancro y linfadenopatía regional), las secundarias (que suelen afectar la piel y las mucosas y, en ocasiones, los huesos, el sistema nervioso central o el hígado), las recidivantes al comienzo de la latencia y las congénitas. El punto de referencia de tales lesiones es la abundancia de espiroquetas; la reacción hística es mínima. La sífilis tardía consta de las llamadas lesiones benignas (gomosas) que afectan la piel, los huesos y las vísceras; la enfermedad cardiovascular (sobre todo aortitis) y una ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.