Skip to Main Content

+

Introducción

++

El sistema musculoesquelético —huesos, articulaciones, músculos— es la estructura básica sobre la cual descansa el resto del organismo. Constituye el sostén en el movimiento, de tal suerte que si en un sentido sobre él gravitan el peso y la posición del cuerpo, en otro modula la dinámica, relacionando a las partes con el todo, y al todo con el medio externo. Identifícase, pues, con el aparato de la vida de relación en uno de sus grandes sectores.1

++

En tanto la osteología es la rama de la anatomía que estudia los huesos, la artrología o sindesmología y la miología se especializan, respectivamente, en el análisis de las articulaciones y de los músculos. La osteogénesis u osificación es el conjunto de fenómenos que conducen a la formación y crecimiento de los huesos a partir del medio conjuntivo, del medio cartilaginoso, o periostio. De acuerdo con su configuración exterior, los huesos se clasifican en tres grupos: a) largos, aquellos en los que el eje longitudinal predomina sobre los otros dos, constituidos por un cuerpo o diáfisis, con formaciones más o menos voluminosas, o epífisis, en ambos extremos; b) cortos, aquellos en los que las tres dimensiones son más o menos iguales, y c) planos, aquellos en los que dos de sus dimensiones predominan sobre la otra, y por lo general presentan dos caras y dos o más bordes. Mientras a las eminencias que llevan se les denomina apófisis, a las depresiones se las cataloga como cavidades: en ambos casos pueden ser articulares o no articulares según estén ligadas o excluidas de una articulación. Orificio, conducto, tuberosidad, giba, espina y cresta son vocablos frecuentes utilizados para describir diversos accidentes óseos. Si el esqueleto se examina en conjunto, llama la atención ante todo la columna situada en la línea media y sobre el plano posterior del tronco, formada por la superposición de huesos muy similares a los que se conoce con el nombre de vértebras;2 en su extremidad superior tal eje óseo se ensancha considerablemente y forma el cráneo, mientras en su extremidad inferior se estrecha para terminar en el cóccix. A los lados de la parte media de la columna, se desprenden unos arcos óseos o costillas, cuya extremidad anterior se fija por medio de cartílagos al esternón, y forma una verdadera caja, el tórax; la parte superior de éste se encuentra limitada a cada lado por dos huesos, el omóplato (escápula) y la clavícula, que conforman la cintura torácica o escapular; de tal cintura parten los huesos articulados entre sí que descienden, integrantes del esqueleto de las extremidades superiores o cefálicas. En la parte inferior de la columna se articulan, a derecha e izquierda, dos huesos planos y grandes que componen la cintura pélvica o pelviana, a cuyos lados se implantan los huesos formadores del esqueleto de las extremidades inferiores o caudales.3

++

Recibe el nombre de articulación el conjunto de formaciones blandas y duras que une dos ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.