Skip to Main Content

+

Introducción

++

Mencionados en sus respectivos lugares los sentidos del tacto, olfato y gusto, hemos de describir de forma somera los de la vista y el oído. El órgano del cuerpo humano destinado para la recepción de las impresiones visuales es el ojo: órgano par, colocado simétricamente en la parte superior lateral de la cara, en las cavidades orbitarias que lo alojan y protegen, hállase por detrás de los párpados, asegurado en su situación y movilidad por los músculos de la órbita; su parte anterior, en contacto con el medio externo al separarse los citados párpados, permanece a cubierto de la desecación o del depósito de partículas extrañas gracias a la conjuntiva y la secreción que origina la glándula lagrimal; entre el globo ocular, sus anexos y la pared orbitaria existe un tejido adiposo de relleno que actúa como cojinete elástico y en cuyo espesor discurren vasos y nervios importantes. El globo ocular debe su nombre a su forma casi esférica y regular, aunque se mire levemente aplanado de arriba a abajo y alargado de adelante hacia atrás por la prominencia de la córnea; de consistencia firme, posee una determinada tensión; está formado por una serie de membranas concéntricas de naturaleza diferente que en su interior encierra varios medios líquidos, semilíquidos o sólidos, todos ellos permiten el paso de los rayos luminosos, confluentes éstos con precisión sobre la capa sensorial denominada retina. Las membranas envolventes son tres: la externa fibrosa esclerótica, rematada hacia adelante por la córnea; la media vascular, coroides; la interna nerviosa, retina; los medios transparentes, de adelante a atrás, córnea, cámaras anterior y posterior con humor acuoso, cristalino y humor vítreo. La esclerótica es blanquizca; la coroides1 en su parte anterior forma un tabique vertical, perforado en el centro —el iris—, que separa las cámaras anterior y posterior, y que deja el paso a la luz a través de la abertura conocida con el nombre de pupila. En íntimo contacto con dicho iris, el músculo ciliar determina la amplitud de abertura, y los procesos ciliares elaboran el humor acuoso; en fin, la retina, con pigmento rojizo llamado rodopsina o púrpura retiniana, y con celdillas especiales,2 de consistencia débil, se amolda en su interior a la superficie del cuerpo vítreo y presenta la papila óptica3 —punto por donde penetra el nervio óptico al globo del ojo— y la mancha amarilla, mácula lútea o mácula4 —punto situado con exactitud en el polo posterior del ojo, por fuera y abajo de la papila—, además de la arteria central de la retina. El cristalino tiene forma de una lente biconvexa; colocado inmediatamente por detrás del iris y de las cámaras anterior y posterior del ojo, y por delante del cuerpo vítreo, está dirigido en sentido vertical y transversal, de tal manera que su eje anteroposterior coincide casi con el eje del globo ocular; especialmente elástico, se deforma con relativa facilidad, pero tiende a recuperar pronto su forma primitiva; es mantenido en su ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.