Skip to Main Content

++

Elementos esenciales del diagnóstico

++

  • Prehipertensión: presión sistólica de 120 a 139 mmHg o presión diastólica de 80 a 89 mmHg.

  • Hipertensión en etapa 1: presión sistólica de 140 a 159 mmHg o presión diastólica de 90 a 99 mmHg.

  • Hipertensión en etapa 2: presión sistólica de al menos 160 mmHg o presión diastólica de al menos 100 mmHg.

++

Consideraciones generales

++

La hipertensión es un importante problema de salud pública en Estados Unidos y en muchos países de todo el mundo. La prevalencia de la hipertensión en Estados Unidos permaneció sin cambios durante la última década, en 30%, mientras que la prevalencia de hipertensión resistente al tratamiento (fracaso para alcanzar control de la presión arterial [BP] pese a tres o más medicamentos) casi se ha duplicado en los años recientes, desde 16 hasta 28%. Cuando se calcula el riesgo durante toda la vida, la carga de hipertensión en varones y mujeres de edad madura es enorme. Se espera que de ocho a nueve de cada 10 mujeres o varones normotensos de más de 55 años de edad presente hipertensión en los 20 años siguientes. Así, el entendimiento completo de los mecanismos fisiopatológicos básicos y las estrategias de tratamiento es un paso crucial en la mejora del control de la hipertensión.

++

Fisiopatología y etiología

++

La fisiopatología de la hipertensión primaria es compleja y heterogénea. Al menos uno o más de los mecanismos involucrados en la regulación de la BP, como mecanismos vasculares, neurales, renales y hormonales, contribuyen a la aparición de hipertensión primaria. En consecuencia, la terapia a menudo requiere más de un antihipertensor o método para encarar la hipertensión en la mayoría de los pacientes.

++

La resistencia vascular sistémica y el gasto cardíaco son dos determinantes importantes de la BP. De este modo, la vasoconstricción periférica aumentada al nivel de los vasos de resistencia puede llevar a hipertensión en presencia de gasto cardíaco normal. En fecha más reciente, se ha mostrado que la rigidez de arterias de gran calibre contribuye a BP sistólica alta. En muchos estudios epidemiológicos, la BP sistólica aumenta con la edad en ambos sexos; sin embargo, después de la quinta década de la vida, la BP sistólica sigue aumentando, mientras que la BP diastólica empieza a disminuir, lo cual hace que la presión del pulso se amplíe. En circunstancias normales, la elasticidad de la aorta ayuda a absorber presión durante la sístole, y el retroceso elástico de la aorta ayuda a mantener la BP durante la diástole. La pérdida de la elasticidad aórtica hace que la BP aumente excesivamente durante la sístole, y disminuya de modo notorio durante la diástole. Además, la onda de pulso aórtico viaja a velocidad mucho mayor en la arteria rígida, y la onda reflejada desde los sitios periféricos amplifica más la BP sistólica en la aorta central. Si bien tradicionalmente se considera que la BP diastólica es el ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.