Skip to Main Content

++

Elementos esenciales del diagnóstico

++

  • Insuficiencia cardíaca congestiva nueva, con un antecedente de un síndrome viral.

  • Biomarcadores cardíacos altos.

  • El electrocardiograma muestra taquicardia sinusal, cambios inespecíficos de ST-T, arritmias auriculares o ventriculares, o anormalidades de la conducción.

  • El ecocardiograma demuestra agrandamiento de cavidad, anormalidades del movimiento de la pared, disfunción sistólica o diastólica, o trombos murales.

  • La biopsia endomiocárdica revela un infiltrado inflamatorio con lesión de miocito adyacente.

++

Consideraciones generales

++

La miocarditis se define simplemente como un proceso inflamatorio con necrosis que afecta el miocardio. En el pasado, se creía que la lesión miocárdica era un resultado directo de los efectos citotóxicos de los microorganismos relevantes. Sin embargo, incluso en una fecha tan temprana como 1806, se creía que un proceso inflamatorio persistente después de una infección de ese tipo (p. ej., difteria) del miocardio llevaba a daño y disfunción cardíacos progresivos. Cuando se introdujo por vez primera el término “miocarditis” en 1837 como inflamación o degeneración del corazón, el diagnóstico sólo podía hacerse post mórtem. Afortunadamente, la biopsia endomiocárdica ahora permite el muestreo de tejido miocárdico de ser humano en vida y, así, el diagnóstico de miocarditis ante mórtem.

++

Fisiopatología

++

El dato histológico característico de la miocarditis es un infiltrado inflamatorio en placas o difuso, con lesión de miocito adyacente. La inflamación puede no estar restringida al miocardio, sino que también puede afectar el endocardio, el pericardio y las estructuras valvulares adyacentes.

++

La miocarditis se inicia más comúnmente por infección viral (cuadro 25-1). Sin embargo, el inicio de las anormalidades fisiopatológicas puede depender de diversos fenómenos adversos, entre ellos fármacos, toxinas, reacciones de hipersensibilidad, vasculopatías del colágeno y reacciones autoinmunitarias. Los virus más comúnmente asociados con miocarditis en Estados Unidos y Europa occidental en personas inmunocompetentes son adenovirus, coxsackievirus B (enterovirus), parvovirus B19, herpes simple, gripe A y citomegalovirus (CMV). Otros virus, bacterias, rickettsias, espiroquetas, hongos, protozoos o metazoos también pueden inducir miocarditis; sin embargo, esas causas son poco comunes (cuadro 25-1). La identificación exitosa de los agentes patógenos causales más comunes depende del conocimiento de las enfermedades infecciosas endémicas y epidémicas importantes de la región geográfica, el estado de inmunización y la inmunocompetencia de la persona, y la complejidad y disponibilidad de los servicios de salud pública.

++
Table Graphic Jump Location
Cuadro 25-1.

Causas importantes de miocarditis

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.