Skip to Main Content

++

1. Medicina basada en evidencias

++

Jorge González Moreno • David Alejandro Martínez Ceccopieri

++

Introducción

++

La práctica de la medicina es cada vez más demandante, ya que el paciente exige al médico trato humano y atención esmerada, y al mismo tiempo se le pide que esté al día en cuanto a conocimientos médicos.

++

Al médico tradicionalmente se le ha enseñado a “curar”, no a analizar críticamente las publicaciones médicas, tarea que cada vez es más importante en la práctica de la medicina para estar en condiciones de emprender, junto con el paciente, el camino hacia un mejor diagnóstico y tratamiento de la enfermedad que aqueja a un paciente en particular.

++

La gran cantidad de evidencias científicas que surgen día a día y que cambian sin cesar, de las cuales una cantidad significativa es irrelevante para la práctica clínica, obstaculiza la eficiencia del médico —con recursos limitados y creciente demanda asistencial y administrativa— en la atención de la población enferma.

++

Gran parte de las decisiones clínicas siguen teniendo como base la capacitación de pregrado, condenada a la obsolescencia, o la interpretación excesiva de experiencias personales, o de los maestros, así como de la información transmitida de manera informal por especialistas o compañías farmacéuticas. Al mismo tiempo, se deja de lado información clínicamente pertinente de los resultados, positivos o negativos, de la investigación clínica, con lo cual, la brecha entre lo publicado y la información que se utiliza en la práctica clínica es cada vez mayor. Por otro lado, se estima que para mantenerse actualizado, un médico general debería leer 19 artículos por día, los 365 días del año.1

++

Este fenómeno es aún más evidente en el aprendizaje, ya obsoleto, de sesiones de “formación médica continua”, además de que es imposible que los libros de texto tradicionales recojan la nueva información científica producida en tiempo real. Ejemplo de ello es que después de 43 estudios clínicos aleatorizados (21 000 pacientes) en que se demostraba la eficacia de la trombólisis temprana respecto de la mortalidad por infarto del miocardio, en ningún libro de texto médico se incluía como procedimiento de rutina. Otro ejemplo es un estudio de 1990: después de 15 estudios clínicos aleatorizados y 3 metaanálisis, en los textos especializados se seguía recomendando la administración profiláctica de lidocaína para prevenir el reinfarto, medida que es totalmente ineficaz.2

++

Por lo anteriormente expuesto, es necesario adquirir habilidades que permitan crear estrategias útiles y reales para distinguir la información pertinente de la que no lo es, y así aprovechar la gran cantidad de conocimientos generados por los investigadores que son aplicables en la práctica clínica diaria. Esto es lo que algunos propusieron como nuevo paradigma de enseñanza y formación médica, la llamada medicina basada en evidencias (MBE),3 la cual se incorporó hace algunos años a programas de pregrado y posgrado de diversas universidades, nacionales ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.