Skip to Main Content

++

1. Bases inmunológicas de la enfermedad

++

Mario Gerardo Carranza Matus • Igor Martín Ramos Herrera

++

La disciplina de la inmunología surgió a partir de la observación de los individuos que a partir de haberse recuperado de ciertas enfermedades infecciosas estaban protegidos contra éstas. El término latino immunis, que significa “exento”, es la raíz de la palabra inmunidad, que refiere a un estado de protección contra enfermedad infecciosa. Sobrevivir a brotes de este tipo de padecimientos fue uno de los principales impulsores de las primeras incursiones en el estudio de la inmunología. Esto llevó al desarrollo y uso de vacunas rudimentarias, aun antes de entender cómo podían inducir inmunidad protectora. Al campo de la inmunología se le puede atribuir la vacuna que erradicó la viruela, la capacidad de trasplantar órganos entre seres humanos y los fármacos usados para tratar múltiples enfermedades.

++

El sistema inmunitario

++

En condiciones normales, este sistema tiene tres propiedades fundamentales: un repertorio muy diverso de receptores de antígeno que permite reconocer una gama casi infinita de microorganismos patógenos; memoria inmunitaria para generar las respuestas inmunitarias de memoria rápida, y tolerancia inmunitaria para evitar la lesión a los tejidos normales propios. Es el encargado de conferir protección al hospedero y está conformado por órganos, moléculas, células y vías en un proceso tan interconectado y a veces circular, que a menudo es difícil saber dónde empieza.

++

Este sistema evolucionó para proteger a los organismos multicelulares contra patógenos. Es altamente adaptable, defiende al cuerpo contra invasores tan diversos como los pequeños virus intracelulares que causan poliomielitis o tan grandes como los parásitos que pueden causar oclusión del intestino delgado. Esta diversidad de agentes patógenos potenciales requiere diversos mecanismos de reconocimiento y destrucción acordes a tal variedad de invasores.

++

Una respuesta inmunitaria exitosa depende de interacciones finamente coreografiadas entre los diversos tipos de células. Como ejemplo de lo anterior, las células de la inmunidad innata hacen saber la presencia de infección a células linfoides que coordinan la respuesta adaptativa y generan las células de memoria, que evitan infecciones futuras. La coordinación necesaria para el desarrollo de una respuesta inmunitaria completa es posible por las características anatómicas y microanatómicas especializadas del sistema inmunitario, el cual está disperso en todo el cuerpo y organiza las células en tiempo y espacio.

++

Los órganos linfoides primarios (que incluyen médula ósea y timo) regulan el desarrollo de células inmunitarias a partir de precursores inmaduros; mientras, los órganos linfoides secundarios (que comprenden el bazo, los ganglios linfáticos y sitios especializados en el intestino y otros tejidos mucosos) coordinan el encuentro de los antígenos con sus linfocitos específicos así como su desarrollo hacia células efectoras y de memoria. Los sistemas de vasos sanguíneos y linfáticos conectan estos órganos y los unen para formar un todo funcional.

++

La coordinación de las funciones fisiológicas en todo el organismo depende de la ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.