Skip to Main Content

++

FISIOLOGÍA CARDIOVASCULAR

++

Las células viven dentro de un compartimiento acuoso conocido como líquido intersticial y a partir de este el aparato cardiovascular ha evolucionado para asegurar que su composición se mantenga dentro de un estrecho margen de variación. La homeostasis se logra al “bombear” o hacer que circule un compartimiento líquido separado (plasma) en todo el cuerpo, en donde se va condicionando a medida que pasa por órganos específicos que le aportan nutrientes como oxígeno, hormonas y metabolitos necesarios; al mismo tiempo a través de este eliminan productos de desecho. Ocurrido lo anterior, el plasma aporta sustancias necesarias a otros órganos y tejidos. La transferencia eficiente de sustancias entre las células y el plasma se efectúa gracias a redes densas de capilares que oponen resistencia mínima al intercambio de sustancias a través de sus paredes y también cuentan con distancias cortas para difusión, entre los capilares y los sitios en los cuales se utilizarán tales productos. La función de bombeo de este sistema depende del corazón, un órgano con cuatro cavidades que impulsa sangre en dos circuitos en serie, uno que riega los pulmones y otro que se ocupa de la circulación del resto del cuerpo.

++

En principio, parecería que todo lo expresado es bastante sencillo. Sin embargo, en la realidad se necesita una regulación minuto a minuto muy precisa para asegurar que los órganos reciben las sustancias que necesitan en el momento correcto, en particular, en caso de exigencias siempre cambiantes. Por ejemplo, cuando una persona comienza a ejercitarse, inmediatamente requiere oxígeno y glucosa adicionales para que sus músculos en contracción permanezcan activos. En el cerebro, en donde no existe la capacidad de almacenar glucosa, el riego sanguíneo debe mantenerse constante para asegurar el estado de conciencia incluso ante grandes exigencias hidrostáticas (como es pasar del decúbito a la posición erecta). Por todo lo expuesto, el aparato cardiovascular debe tener la capacidad de ajustar la velocidad con la cual circula el plasma en el organismo en su totalidad, y redirigir el flujo plasmático a los sitios en que más se necesita. Además, el cuerpo es un sistema “abierto” y ello significa que algunos constituyentes como el agua, se pierden de manera incesante hacia el entorno. La circulación y los órganos que la condicionan deben reaccionar inmediatamente a estas amenazas de la homeostasis, para que no se pierda la función apropiada de sistemas y órganos vitales que típicamente operan dentro de límites estrechos de osmolaridad, pH, saturación de oxígeno y otras variables.

++

En esta sección se revisan los componentes del aparato cardiovascular que le permiten satisfacer las necesidades de transferencia de sustancias. En primer término se revisa la actividad eléctrica que al actuar hace que las cavidades cardiacas se contraigan en forma ordenada, es decir, que desplacen la sangre en una sola dirección. Luego, se consideran las propiedades de la sangre y sus componentes que la tornan adecuada para transportar solutos disueltos al líquido intersticial, y de ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.