Skip to Main Content

++

OBJETIVOS

++

Después de revisar este capítulo, el lector será capaz de:

++

  • Describir las vías por las cuales pasa aire del exterior a los alveolos y las células que revisten cada una de tales estructuras.

  • Describir los principales músculos que intervienen en la respiración y su participación.

  • Definir los índices básicos de volumen pulmonar y señalar valores aproximados de cada uno en un adulto normal.

  • Definir la distensibilidad pulmonar y la resistencia de vías respiratorias.

  • Comparar las circulaciones pulmonar y general, y describir algunas de las principales diferencias entre ambas.

  • Describir las funciones básicas de defensa y metabólicas de los pulmones.

  • Definir la presión parcial y calcular la que corresponde a cada uno de los gases importantes en la atmósfera al nivel del mar.

++

INTRODUCCIÓN

++

La estructura del aparato respiratorio está adaptada en forma única y particular a su función primaria que es el transporte de gases al interior y fuera del cuerpo. Además, el aparato respiratorio contiene un gran volumen de tejido expuesto constantemente al entorno externo, con lo que surge la posibilidad de infecciones y lesiones. Por último, dicho aparato tiene en su interior sangre que fluye en un circuito propio y peculiar. Este capítulo comienza con los aspectos básicos de anatomía y de fisiología celular que contribuyen al aparato respiratorio y algunas de sus características propias. También comprende comentarios de la forma en que la estructura anatómica se vincula con la mecánica básica de la respiración, además aporta algunos datos de la fisiología extrarrespiratoria del aparato pulmonar.

++

ANATOMÍA DE LOS PULMONES

++

REGIONES DEL APARATO RESPIRATORIO

++

El aparato respiratorio puede subdividirse en tres regiones interconectadas, de acuerdo al flujo por ellas: las vías respiratorias altas; las vías conductoras; y las vías terminales o alveolos (conocidos también como parénquima pulmonar o tejido acinar). Las vías respiratorias altas comprenden el sistema de entrada que son la nariz y la cavidad nasal y la boca, que desembocan en la faringe. La laringe va de la zona inferior de la faringe para integrar las vías respiratorias altas. La nariz es el punto primario por el cual entra el aire inspirado; por esa razón, el epitelio de la mucosa que reviste las vías nasofaríngeas está expuesto a la máxima concentración de alérgenos inhalados, sustancias tóxicas, y partículas. Con tal dato en mente es fácil entender que además del olfato, la nariz y las vías respiratorias altas desempeñan dos funciones cruciales más en el transporte de aire que son: 1) filtrar grandes partículas para impedir que lleguen a las vías conductoras y los alveolos y 2) calentar y humidificar el aire conforme se interna en el organismo. Las partículas que son > 30-50 µm de diámetro no son inspiradas por la nariz, en tanto que las que tienen 5-10 µm pasan por la nasofaringe y llegan a la zona conductora. Muchas de estas últimas se depositan ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.