Skip to Main Content

++

Definición

++

Elevación súbita de la presión arterial que puede producir una lesión grave a un órgano blanco.

++

La emergencia hipertensiva consiste en una elevación grave de la presión arterial con daño a órganos blanco, como disección aórtica, falla cardíaca, papiledema o evento vascular cerebral.

++

La urgencia hipertensiva, a pesar de ser una elevación súbita de la presión arterial, no produce de manera inmediata daño a órganos blanco.

++

Etiología

++

Las causas de una crisis hipertensiva van desde hipertensión esencial desconocida, falta de apego al tratamiento y control farmacológico deficiente, hasta secundarias menos frecuentes, como patologías renales, intoxicación farmacológica, endocrinopatías, complicaciones del embarazo, lesiones de la médula espinal y coartación de la aorta.

++

Fisiopatología

++

La fisiopatología de la crisis hipertensiva se desconoce. La elevación abrupta de la presión arterial, posiblemente por un estímulo desconocido, desencadena una serie de mecanismos compensadores, aumento de producción de óxido nítrico al inicio y vasoconstricción arteriolar para impedir daño a nivel celular. La constricción prolongada produce disfunción endotelial, lo que se traduce en disminución del óxido nítrico y aumento irreversible de la resistencia vascular sistémica. La disfunción endotelial estimula la cascada de inflamación, con aumento de la permeabilidad endotelial, inhibición de la fibrinólisis y aumento de la coagulación, favorece la adhesión y agregación plaquetarias, con depósito de material fibrinoide, que se traduce en un círculo vicioso de daño endotelial y vasoconstricción.

++

El nivel mínimo de presión arterial para producir un daño a órgano blanco depende de cada individuo. Sin embargo, en la mayoría de las veces se necesita una presión arterial diastólica (PAD) por encima de 120 mmHg. Es importante recordar que cada órgano a nivel sistémico tiene un sistema de autorregulación del flujo sanguíneo en relación con la presión arterial media (PAM).

++

Manifestaciones clínicas

++

El cuadro clínico depende del órgano afectado, con alteraciones neurológicas, cardiovasculares, renales y retinopatía y disección aórtica.

++

Evaluación clínica

++

Realizar una historia clínica enfatizando si el paciente tiene hipertensión arterial crónica, control previo de la enfermedad, si se conocen los medicamentos que ingiere y el apego a los mismos. La exploración física debe incluir el fondo de ojo, toma de la presión arterial en ambos brazos y palpación de pulsos arteriales en las extremidades.

++

Identificar daño a órganos blanco a nivel neurológico, como alteración del estado de conciencia, focalización cerebral y campos visuales, fondo de ojo en búsqueda de hemorragias, exudados o papiledema, búsqueda de soplos, ingurgitación yugular, S3, presencia de estertores, identificar en abdomen soplos o tumoraciones y en extremidades la palpación del pulso y presencia de edema.

++

Los estudios de gabinete dependen del cuadro clínico con el que el paciente se presente al servicio de urgencias, puede requerirse biometría hemática completa con frotis de sangre periférica, en búsqueda de ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.