Skip to Main Content

++

Introducción

++

El fósforo es un mineral esencial en la fisiología de todos los seres vivos. Es parte de la estructura de los ácidos nucleicos, modifica la actividad proteica y participa en el intercambio de energía en forma de ATP.

++

En la fisiología humana, el fósforo se encuentra principalmente almacenado en forma de sales de fosfato (PO4) en la hidroxiapatita de la matriz extracelular ósea (90%) y en el músculo esquelético (10%). La relación intracelular-extracelular de las concentraciones de fósforo es de 100:1, y hay muchas hormonas que participan en su homeostasis. Exponer a detalle sus interacciones y determinantes escapa a los objetivos de este capítulo.

++

Las pruebas de laboratorio usadas en la práctica clínica miden la fracción inorgánica de los compuestos fosforados en la que 85% se encuentra en forma libre, 10% unido a proteínas y 5% unido a calcio y magnesio. El nivel sérico normal de fósforo suele encontrarse entre 2.5 y 4.5 mg/dl en un adulto sano.

++

Es importante mencionar que debido a que los trastornos del fósforo (P) a menudo se asocian con alteraciones en la concentración sanguínea de calcio (que, a su vez, se asocian con alteraciones electrocardiográficas), el abordaje y manejo de complicaciones de todo paciente con estos trastornos debe incluir la medición de calcio (de preferencia ionizado) y potasio.

++

Hiperfosfatemia

++

Definición

++

Se define como la detección de > 5 mg/dl de P en la sangre. La principal limitante para la elevación de las concentraciones sanguíneas del fósforo es la excreción renal. Se calcula que bastan de seis a 12 horas para que un adulto con función renal normal corrija sin ningún tipo de maniobra terapéutica una elevación moderada y aguda de fósforo.

++

Etiología

++

Con lo anterior en mente, el abordaje diagnóstico de la hiperfosfatemia debe considerar cuatro causas principales:

  1. Carga exógena aguda de fosfato (< 6 h). Puede ser causada por ingesta directa de compuestos fosforados que por lo general ocurre en pacientes a quienes se les prescriben laxantes. Esto es de particular relevancia porque cada vez se realizan más colonoscopias debido a que se ha incrementado tanto su disponibilidad como su prescripción (ya es un tamizaje recomendado para todos los adultos mayores de 50 años); en consecuencia, cada vez hay más pacientes expuestos a la administración aguda de volúmenes altos de laxante.

    Debido a que son pacientes que al mismo tiempo tienen depleción de volumen por la diarrea secundaria y a que, debido al sesgo etario, suelen ser personas con una función renal basal disminuida, se ha reportado nefropatía secundaria a la precipitación de fosfato en los túbulos renales. Esto causa daño renal irreversible en 50% de los pacientes y requerimientos dialíticos hasta en 15% de quienes la presentan, por lo que debe ser una complicación que se debe buscar intencionadamente.

    Una fuente indirecta de ingesta aumentada de fosfatos es la intoxicación por colecalciferol, y que suele acompañarse de hipercalcemia, por lo que se debe realizar un electrocardiograma en todos los pacientes que la presenten.

  2. Carga endógena aguda de fosfato (< 6 h). Después de la matriz ósea, la mayor reserva de fosfatos es el espacio intracelular. Debido a esto, cualquier fenómeno que ocasione la lisis de una cantidad importante de células elevará la concentración sanguínea de fosfatos.

    Los dos escenarios clínicos en los que suele presentarse esto son la lisis tumoral y la rabdomiólisis. Debido a que ambos se asocian a lesión renal aguda e hiperpotasemia, se aconseja tomar las medidas pertinentes para el abordaje y tratamiento de ambas entidades (véanse los ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.