Skip to Main Content

++

Introducción

++

Las infecciones del sistema nervioso central se consideran las más graves con un impacto importante en la morbimortalidad del paciente, dado que se relacionan con un alto índice de secuelas neurológicas entre los sobrevivientes. La incidencia estimada de estas infecciones es de 2.6 a 6 por 100 000 adultos por año en países en desarrollo. La mortalidad por meningitis bacteriana continúa siendo elevada (13 a 27%) a pesar de la disposición de las vacunas contra Streptococcus pneumoniae y Haemophilus influenzae.

++

Los médicos de los servicios de urgencias necesitan identificar de forma temprana aquellos pacientes con probable neuroinfección para administrar de forma inmediata terapia antibiótica y evitar complicaciones neurológicas secundarias. A continuación, se enlistan algunas definiciones importantes relacionadas:

  1. Meningitis: enfermedad inflamatoria de las leptomeninges, el tejido que rodea el cerebro y la médula espinal y se define por un conteo elevado de leucocitos en líquido cefalorraquídeo (LCR).

  2. Encefalitis: inflamación del parénquima cerebral, el cual se manifiesta con disfunción neurológica (p. ej., alteración del estado de alerta, alteraciones de la conducta, déficit motor o sensitivo, trastornos del habla o del movimiento, entre otros).

++

La combinación de términos como “meningoencefalitis” o “encefalomielitis” se refiere a un proceso infeccioso más difuso.

++

Meningitis bacteriana

++

La meningitis bacteriana es una enfermedad frecuente en el mundo. En Estados Unidos 80% de las meningitis bacterianas se originan por S. pneumoniae, H. influenzae y Neisseria meningitidis. Se ha visto una disminución significativa en la prevalencia de H. influenzae y de S. pneumoniae después de las campañas de vacunación.

++

Diagnóstico

++

La sospecha diagnóstica se integra con la historia clínica y el interrogatorio del paciente, además de buscar antecedentes epidemiológicos relevantes. Los síntomas no específicos como cefalea, náusea y vómito son comunes en estos pacientes; sin embargo, no siempre se encuentran presentes. Del mismo modo, la histórica tríada clásica “cefalea, rigidez de nuca y alteración del estado de alerta” se encontró sólo en dos terceras partes de 493 episodios de meningitis bacteriana, al menos uno de los componentes de la tríada se encontró en todos los pacientes y la fiebre fue el signo más frecuente.

++

La exploración física debe enfocarse a signos como rigidez de nuca, signos meníngeos, alteración del estado de alerta y datos de focalización; sin embargo, estos datos tienen una baja sensibilidad y especificidad para meningitis o encefalitis. En un metaanálisis reciente se encontró que el diagnóstico de neuroinfección es infrecuente cuando no se encontraban fiebre, rigidez de nuca o alteración del estado de alerta. Los datos como el signo de Kernig (flexión de la cadera y extensión de la rodilla para provocar dolor en columna y piernas), el signo de Brudzinski (flexión pasiva del cuello provoca flexión de las rodillas) y la rigidez de nuca tienen una pobre sensibilidad de 5 a 30%.

++

Una vez que existe la sospecha de ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.