Skip to Main Content

++

Introducción

++

Según se detalló en el capítulo 38, la presión arterial (PA) está determinada por el producto de dos factores: el gasto cardíaco y la resistencia periférica total, de forma que la modificación de cualquiera de estos factores produce cambios en el nivel de la PA. Por tanto, la regulación de la PA depende de la acción de los sistemas reguladores sobre el gasto cardíaco y la resistencia periférica total.

++

La regulación de la PA es un proceso complejo, que está determinado por la acción del sistema nervioso autónomo y los centros de regulación cardiovascular del sistema nervioso central (SNC), los factores vasodilatadores y vasoconstrictores, así como el riñón. Cada uno de estos sistemas actúa diferente en forma y tiempo. La regulación nerviosa intenta mantener un nivel adecuado de la PA mediante la corrección y el reajuste instantáneo de los cambios de PA. Los sistemas humorales participan junto con el sistema nervioso simpático (SNS) en la regulación del diámetro de las arterias musculares, por lo que son responsables de los cambios de la resistencia periférica. Tanto el SNS como los sistemas humorales participan en la regulación del crecimiento de los distintos tipos de células de la pared arterial, que tanta influencia tiene sobre la resistencia periférica. El riñón participa en la regulación de la PA a largo plazo, a través del control de la volemia y por tanto del gasto cardíaco, mediante la regulación de la excreción de iones y agua. Además, el SNS y muchos agentes humorales vasoactivos participan también en la regulación de la función renal, al ser responsables indirectos de la acción del riñón en la regulación de la PA.

++

Regulación nerviosa

++

La regulación nerviosa tiene como objetivo mantener la PA dentro de niveles normales que permitan la perfusión adecuada de todos los tejidos y órganos. Dicha regulación actúa mediante el reajuste y corrección inmediata de los cambios que se producen en la PA; se caracteriza por la rapidez en la respuesta, la cual se produce en pocos segundos. La regulación nerviosa de la PA se realiza a través de mecanismos reflejos que tienen sus receptores en diferentes zonas del sistema cardiovascular; la información es conducida al centro de regulación cardiovascular situado en el bulbo y la protuberancia, donde se elabora una respuesta, que a través de las vías eferentes del sistema nervioso autónomo, tiende a minimizar el cambio producido en la PA (figura 44-1).

++
Figura 44-1

Integración de los mecanismos de regulación nerviosa de la presión arterial.

Graphic Jump Location
++

Los reflejos extrínsecos son aquellos mecanismos cuyo origen y receptores están fuera del sistema cardiovascular; no regulan en un sentido estricto a la PA, pero producen respuestas que la afectan. Estímulos como el frío, el dolor o la distensión visceral producen cambios en la PA. La sensación de frío en ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.