Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++

Cabe considerar en estos momentos el tema del temblor por sus relaciones con las enfermedades de los núcleos basales y el cerebelo. Además, en este capítulo se describe un grupo heterogéneo de trastornos del movimiento: mioclono, discinesias facial y cervical, espasmos ocupacionales (distonías focales) y tics. Estos trastornos son sobre todo de naturaleza involuntaria y pueden ser muy incapacitantes, pero tienen una base patológica incierta, como se menciona en el capítulo 4, y una relación indefinida con los trastornos motores extrapiramidales o con otras categorías estándar de enfermedad neurológica. Se describen aquí juntos por conveniencia de la exposición.

++

TEMBLOR

++

El temblor puede definirse como un movimiento oscilatorio rítmico más o menos involuntario producido por contracciones sincrónicas alternas o irregulares de músculos con inervación recíproca. Su calidad rítmica distingue el temblor de otros movimientos involuntarios y su naturaleza oscilatoria lo distingue del mioclono y la asterixis.

++

Temblor fisiológico

++

El sistema motor muestra como elemento propio un temblor normal o fisiológico que se manifiesta en todos los grupos musculares en contracción, persiste en las horas de vigilia e incluso se observa en algunas fases del sueño. El movimiento es tan fino que apenas puede verse a simple vista y sólo si los dedos se extienden con firmeza; en la mayor parte de los casos se requieren instrumentos especiales para detectarlo, aunque a menudo se expone si se pide al paciente que dirija un señalador láser a un blanco distante. Su frecuencia varía entre 8 y 13 Hz, la frecuencia dominante es de 10 Hz en el adulto y un poco menor en el niño y el anciano. Se proponen diversas hipótesis para explicar el temblor fisiológico; la tradicional consiste en que refleja la vibración pasiva de los tejidos corporales secundaria a la actividad mecánica de origen cardiaco, pero ésta no lo explica por completo. Como señaló Marsden, es probable que varios factores adicionales (como estimulación del huso muscular, tasas de disparo agrupadas no fusionadas de las motoneuronas y frecuencias resonantes naturales e inercia de los músculos y otras estructuras) tengan mayor importancia. Algunos investigadores consideran ciertos temblores anormales como variantes o exageraciones del temblor fisiológico, por ejemplo, las variedades metabólicas del temblor postural o de acción y por lo menos un tipo de temblor familiar; es decir, se trata de “temblor fisiológico incrementado”, como se describirá más adelante.

++

En la práctica clínica se identifican más a menudo los tipos siguientes de temblores, cuyas características se resumen en la figura 6-1 y en el cuadro 6-1. En el análisis clínico por lo común se pueden diferenciar, con base en: 1) relación con el movimiento y la postura; 2) frecuencia; 3) el perfil de actividad de músculos oponentes (pares agonista-antagonista), es decir, sincrónico o alternante, y 4) partes del cuerpo afectadas. El análisis en cuestión permite también diferenciar los temblores de un gran conjunto de estados diferentes ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.