Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++

En los capítulos siguientes se hace referencia a las maneras en que los cambios en el líquido cefalorraquídeo (LCR) reflejan los procesos patológicos básicos en diversas enfermedades inflamatorias, infecciosas, neoplásicas, desmielinizantes y degenerativas. Las alteraciones del LCR en estas circunstancias generan tantos problemas relevantes que se considera justificada una discusión particular de los mecanismos implicados en la formación, circulación y absorción del LCR, sobre todo porque conciernen a las alteraciones en la presión intracraneal (ICP, intracranial pressure). En este capítulo se consideran la hidrocefalia, pseudotumor cerebral y síndromes producidos por presión baja en el compartimiento del LCR. En el capítulo 35 se incluye más información sobre el tratamiento del aumento en la ICP en el contexto de la lesión cerebral traumática, del que el LCR es parte esencial. El examen del LCR como auxiliar diagnóstico en la neurología se discutió en el capítulo 2, y las reacciones inflamatorias infecciosas y no infecciosas primarias de la piamadre y aracnoides (leptomeninges) y el epéndimo de los ventrículos se consideran en el capítulo 32.

++

Unos cuantos puntos históricos recuerdan que el conocimiento de la fisiología, química y citología del LCR es resultado de una innovación técnica que se introdujo hace un siglo. Aunque Quincke introdujo la punción lumbar en 1891, no fue sino hasta 1912 que Mestrezat estableció correlaciones entre los procesos patológicos y los cambios celulares y químicos en el LCR. En 1937, Merritt y Fremont-Smith publicaron su monografía sobre los cambios en el LCR en una amplia variedad de enfermedades. El conocimiento de la citología del LCR ha crecido desde finales de 1950, cuando se introdujeron las técnicas de filtración por membrana (sobre todo el filtro de éster de celulosa o Millipore). Los estudios de Dandy (1919) y Weed (1935) proporcionaron las bases del conocimiento sobre la formación, circulación y absorción del LCR. Siguieron los relevantes estudios de los grupos de Pappenheimer y Ames, y luego las monografías de los grupos de Fishman y Davson, que incluyen contribuciones modernas importantes. (Véase el cap. 2 respecto a las referencias.) La introducción reciente del análisis de linfocitos y fracciones proteínicas en el LCR ampliaron la tecnología moderna desarrollada en la hematología.

++

FISIOLOGÍA DEL LÍQUIDO CEFALORRAQUÍDEO

++

La función principal del LCR parece ser mecánica; sirve como un tipo de cubierta hidráulica para la médula espinal y el cerebro, los protege contra golpes a la columna vertebral y el cráneo que pueden ser peligrosos. Además, proporciona flotabilidad al cerebro. Como señaló Fishman, el cerebro de 1 500 g, cuyo contenido de agua se aproxima al 80%, pesa sólo 50 g cuando se suspende en el LCR, por lo que el cerebro flota en este fluido. La finalidad de muchos de los mecanismos fisiológicos descritos a continuación es mantener relaciones relativamente constantes entre el volumen y la presión del LCR. Además, como el cerebro y la médula espinal no tienen conductos linfáticos, el LCR tiene ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.