Skip to Main Content

++

HIPERPLASIA PROSTÁTICA

++

El crecimiento de la próstata es un fenómeno casi universal en ancianos. Por lo general, la hiperplasia inicia a los 45 años de edad en el área de la glándula prostática que rodea la uretra y causa obstrucción del flujo urinario. En promedio, los síntomas aparecen a los 65 años de edad en varones caucásicos y a los 60 en los sujetos de raza negra. Las manifestaciones aparecen tarde porque la hipertrofia del detrusor vesical compensa la compresión uretral. Conforme la obstrucción aumenta, el calibre y fuerza del chorro de orina disminuyen, aparece vacilación al inicio de la emisión y hay goteo posterior a la micción. La disuria y urgencia son síntomas de irritación vesical (tal vez por inflamación o tumor) y por lo general no aparecen en la hiperplasia prostática. Conforme aumenta el volumen residual posterior a la micción, pueden aparecer nicturia e incontinencia por sobreflujo. Los fármacos de uso frecuente, como tranquilizantes y descongestionantes, las infecciones y el consumo de alcohol pueden desencadenar retención urinaria. Por la prevalencia de hiperplasia, no está clara su relación con la neoplasia.

++

En el examen rectal digital (DRE), la próstata hiperplásica se percibe lisa, firme y de consistencia gomosa; es posible que desaparezca la hendidura medial. La concentración del antígeno prostático específico (PSA) puede ser alta, pero ≤10 ng/mL, a menos que también exista cáncer (véase más adelante). También es posible que haya cáncer en presencia de concentraciones bajas de antígeno prostático específico.

++

TRATAMIENTO HIPERPLASIA PROSTÁTICA

Los pacientes asintomáticos no requieren tratamiento y está claro que aquellos con complicaciones de obstrucción uretral, como incapacidad para orinar, insuficiencia renal, infección urinaria recurrente o cálculos vesicales requieren extirpación quirúrgica de la próstata, casi siempre mediante resección transuretral de la próstata (TURP). Sin embargo, la estrategia para los pacientes restantes debe basarse en el grado de incapacidad o en la molestia que cause la enfermedad y en los efectos secundarios probables de cualquier intervención. Si sólo existen síntomas leves, la espera con vigilancia no es dañina y permite valorar la velocidad de progresión de los síntomas. Si el paciente desea tratamiento, hay dos estrategias médicas que pueden ser útiles: terazosina, un bloqueador adrenérgico α1 (1 mg al acostarse, titulado según los síntomas hasta 20 mg/día), relaja el músculo liso del cuello vesical y aumenta el flujo de orina; la finasterida (5 mg/d), o dutasterida (2.5 mg/d), un inhibidor de la reductasa 5α, bloquea la conversión de testosterona en dihidrotestosterona y causa un descenso promedio cercano a 24% en el tamaño de la próstata. La TURP tiene el mayor índice de éxito, pero también el mayor riesgo de complicaciones. La termoterapia transuretral de microondas (TUMT) tiene una eficacia comparable a la TURP. No se ha hecho una comparación directa entre el tratamiento médico y el quirúrgico.

++

CARCINOMA PROSTÁTICO

++

En 2015 se diagnosticó cáncer prostático a 220 800 varones en Estados Unidos, una incidencia ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.