Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++

El sistema nervioso autónomo (SNA) (fig. 186-1) inerva todo el neuroeje y se distribuye en todos los órganos y sistemas. Regula la presión arterial (BP), la frecuencia cardiaca, el sueño y la función vesical e intestinal. Opera de manera automática, de tal modo que su importancia esencial se reconoce sólo cuando se altera su función y ello produce una disautonomía.

++
FIGURA 186-1

Representación esquemática del sistema nervioso autónomo. (Tomado de M. Moskowitz: Clin Endocrinol Metab 6:745, 1977.)

Graphic Jump Location
++

En el cuadro 186-1 se resumen las características fundamentales del SNA. Las respuestas a la activación simpática o parasimpática tienen a menudo efectos opuestos; la activación parcial de los dos sistemas permite la integración simultánea de múltiples funciones del organismo.

++
Table Graphic Jump Location
CUADRO 186-1

Consecuencias funcionales de la activación normal del SNA

++

Se deben considerar los trastornos de la función autónoma en el diagnóstico diferencial de los pacientes con hipotensión ortostática inexplicable, disfunción del sueño, impotencia, disfunción vesical (polaquiuria, tenesmo urinario o incontinencia), diarrea, estreñimiento, síntomas gastrointestinales superiores (distensión abdominal, náusea, vómito de alimentos no recientes), alteraciones del lagrimeo o anomalías de la transpiración (hiperhidrosis o hipohidrosis).

++

La hipotensión ortostática (OH) es tal vez la característica más discapacitante de la disfunción autónoma. Se presenta síncope cuando el descenso de la presión arterial altera el riego sanguíneo cerebral (cap. 50). Otras manifestaciones de alteración en los barorreflejos son la hipertensión en decúbito dorsal, una frecuencia cardiaca fija independientemente de la postura, hipotensión posprandial y una presión arterial nocturna elevada. Muchos pacientes con hipotensión ortostática tienen un diagnóstico precedente de hipertensión. Las causas más comunes de hipotensión ortostática no son de origen neurológico y deben distinguirse de las causas neurógenas.

++

ESTUDIO DEL PACIENTE Trastornos del sistema nervioso autónomo

El primer paso en la valoración de la hipotensión ortostática sintomática es la exclusión de las causas tratables. La historia clínica debe incluir un análisis de los fármacos que pueden ocasionar hipotensión ortostática (p. ej., diuréticos, antihipertensivos, antidepresivos, etanol, narcóticos, insulina, agonistas de la dopamina, barbitúricos y antagonistas de los conductos del calcio); la hipotensión ortostática desencadenada por fármacos también puede ser el primer signo de un trastorno autónomo subyacente. Es posible que la historia clínica del paciente revele una causa oculta de los síntomas (p. ej., diabetes, enfermedad de Parkinson) o mecanismos ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.