Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++

En los adultos se administran casi siempre cuatro clases principales de estos fármacos: 1) antidepresivos, 2) ansiolíticos, 3) antipsicóticos y 4) estabilizadores del estado de ánimo. Los médicos no psiquiatras deben familiarizarse con uno o dos fármacos de cada una de las primeras tres clases de tal manera que conozcan bien indicaciones, intervalos posológicos, eficacia, efectos secundarios potenciales e interacciones con otros compuestos.

++

PRINCIPIOS GENERALES DE USO

++

  1. Cuando los tratamientos no surten efecto, casi siempre se debe a que el fármaco es insuficiente y a la impaciencia. Para que el tratamiento farmacológico de prueba se lleve a cabo de manera apropiada, debe tomarse una dosis eficaz durante un periodo adecuado. En el caso de los antidepresivos, los antipsicóticos y los estabilizadores del estado de ánimo, los efectos completos pueden tardar semanas o meses en presentarse.

  2. El antecedente de una respuesta positiva a un fármaco indica por lo general que se presentará de nueva cuenta la respuesta al mismo compuesto. Un antecedente familiar de respuesta positiva a un fármaco específico también resulta de utilidad.

  3. Los pacientes que no responden a un fármaco lo hacen a menudo a otro de la misma clase; se debe intentar otro tratamiento de prueba con un fármaco que tenga un mecanismo de acción diferente o una estructura química distinta. La ineficacia de los tratamientos debe consultarse con un psiquiatra y todos los pacientes con síntomas psicóticos o que necesitan estabilizadores del estado de ánimo deben referirse también a un psiquiatra.

  4. Se debe evitar la polifarmacia; un enfermo que no responde a la monoterapia estándar necesita remitirse a un psiquiatra.

  5. La farmacocinética puede estar alterada en los ancianos que tienen menores volúmenes de distribución, disminución de la depuración renal y hepática, semivida biológica más prolongadas y mayor potencial para los efectos tóxicos sobre el sistema nervioso central. La regla en los enfermos ancianos es “comenzar bajo y avanzar con lentitud”.

  6. Nunca debe suspenderse de manera súbita un tratamiento; esto es aplicable sobre todo a los antidepresivos y los ansiolíticos. En general, los fármacos tienen que reducirse de manera gradual y lenta y suspenderse en un lapso de dos a cuatro semanas.

  7. Se deben analizar los efectos secundarios posibles cada vez que se prescribe un fármaco; debe notificarse a los pacientes y sus familiares de los efectos secundarios y la necesidad de aguardar con paciencia una respuesta.

++

ANTIDEPRESIVOS

++

Es útil agruparlos de acuerdo con las acciones conocidas sobre los sistemas monoaminérgicos del SNC (cuadro 197-1). Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (SSRI) tienen efectos predominantes sobre la neurotransmisión serotoninérgica y efectos secundarios. Los antidepresivos tricíclicos (TCA) afectan la neurotransmisión noradrenérgica y, en menor grado, la serotoninérgica, pero también tienen efectos anticolinérgicos y antihistamínicos. La venlafaxina, la desvenlafaxina, la duloxetina y la mirtazapina, vilazodona, vortioxetina y levomilnacipran ejercen efectos noradrenérgicos y serotoninérgicos mixtos. El bupropión es un antidepresivo nuevo que mejora la función ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.