Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++

El ginecólogo, al actuar como especialista y como médico de atención primaria, tiene la oportunidad de diagnosticar y tratar enfermedades de muy diversa índole. Una vez identificados los problemas, los médicos, en consulta con la propia paciente, escogen la mejor manera de tratar problemas médicos crónicos, y para ello se valen de su experiencia, características de la práctica e intereses profesionales. Si bien algunos trastornos exigen la referencia con especialistas, los ginecólogos desempeñan una función esencial en la realización de estudios de detección sistemática, la recomendación de las conductas óptimas de salud y la facilitación de las interconsultas apropiadas cuando la atención de la paciente rebasa los límites de su práctica.

++

En Estados Unidos, diversas organizaciones se encargan de las recomendaciones en relación con medidas preventivas. Las guías que se usan de manera generalizada son las del American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG), los Centers for Disease Control and Prevention (CDC), el U.S. Preventive Services Task Force (USPSTF) y la American Cancer Society.

++

ANTECEDENTES MÉDICOS

++

En una consulta general de la mujer sana, en primer lugar se pregunta a la paciente si padece una enfermedad nueva o en evolución. Para auxiliar en la valoración se obtienen los antecedentes médicos, sociales y quirúrgicos completos, que incluyen acontecimientos obstétricos y ginecológicos. En general, los temas de ginecología abarcan el uso actual y previo de anticonceptivos; los resultados de estudios previos para identificar enfermedades de transmisión sexual (STD, sexually transmitted disease), detección sistemática del cáncer cervicouterino u otros estudios ginecológicos; antecedentes sexuales, que se describen en el capítulo 3 (pág. 60), e historia menstrual, que se aborda en el capítulo 8 (pág. 182). Las preguntas en relación con hechos obstétricos se orientan a las circunstancias de partos, pérdidas y complicaciones. Las listas de fármacos que se usan en la actualidad comprenden los que se adquieren con receta y sin ella, así como plantas medicinales. También se indaga sobre cirugías previas, sus indicaciones y sus complicaciones. Los antecedentes sociales comprenden tabaquismo y el abuso de drogas o alcohol. Se puede investigar si la paciente sufre violencia de pareja o depresión, como se describe en la página 18, o con mayor amplitud en el capítulo 13 (pág. 298). También se puede evaluar si la paciente cuenta con un sistema de apoyo y si tiene alguna creencia cultural o espiritual que afecte la atención general de su salud. Los antecedentes familiares permiten identificar a las mujeres en riesgo de padecer enfermedades de tipo familiar o multifactoriales, como diabetes o cardiopatías. En familias en las que predomina el cáncer de mama, ovario o colon, puede estar indicada una valoración genética, y los criterios se presentan en los capítulos 33 (cap. 707) y 35 (pág. 736). Además, la identificación de problemas tromboembólicos concentrados importantemente en una familia, puede justificar la práctica de estudios como se describen en el capítulo 39 (pág. 836), en particular antes de alguna ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.