Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++

Las masas pélvicas son frecuentes y pueden afectar los órganos de la reproducción o estructuras extraginecológicas. Algunas mujeres afectadas están asintomáticas o señalan la aparición de dolor, sensación de presión, dismenorrea, infecundidad o metrorragia. El tratamiento varía con la edad de la paciente y los objetivos terapéuticos. En el caso de muchas de las masas pélvicas es posible el tratamiento médico, pero en otros, los procedimientos intervencionistas generan las tasas más altas de buenos resultados.

++

FACTORES DEMOGRÁFICOS

++

De entre los factores asociados, la frecuencia con que aparecen las masas pélvicas y sus factores fisiopatológicos primarios, cambian con la edad. En jovencitas prepúberes casi todas las masas pélvicas ginecológicas afectan los ovarios. Incluso antes de la pubertad los ovarios están activos, y las masas suelen ser quistes funcionales y no neoplásicos (De Silva, 2004). De las lesiones neoplásicas, muchas son tumores benignos de células germinativas, en particular los teratomas quísticos maduros (quistes dermoides) (Brown, 1993). Los tumores malignos de ovario son raros en niñas y adolescentes, y sólo 1.2% de todos los cánceres ováricos corresponde a este grupo de edad (National Cancer Institute, 2014). Casi todos los cánceres son tumores de células germinativas, y en niñas y adolescentes las cifras de frecuencia aumentan con la edad (American Cancer Society, 2014).

++

En adolescentes la incidencia y el tipo de alteraciones ováricas, en términos generales, son similares a los observados en niñas prepúberes. Sin embargo, con el comienzo de la etapa reproductiva, las masas pélvicas en adolescentes también pueden incluir endometriomas, así como las secuelas de enfermedad inflamatoria pélvica (PID, pelvic inflammatory disease) y embarazo.

++

En las mujeres adultas el diagnóstico diferencial de una masa pélvica es más amplio. Los padecimientos más frecuentes son el agrandamiento del útero por embarazo, quistes ováricos funcionales y leiomiomas. Otras causas frecuentes son endometriomas, queratomas quísticos maduros, abscesos quísticos tuboováricos agudos o crónicos (TOA, tuboovarian abscess) y embarazos ectópicos. Muchas de las masas pélvicas en este grupo de edad son benignas, pero las tasas de neoplasias malignas aumentan con la edad.

++

En posmenopáusicas, al cesar la función reproductiva también cambian las causas de masas pélvicas. Son frecuentes aún los quistes ováricos sencillos y los leiomiomas. La menopausia suele originar atrofia de los leiomiomas, pero persisten algunas masas uterinas. Es importante señalar que en este grupo demográfico las neoplasias malignas constituyen una de las causas más frecuentes. El cáncer de ovario compone cerca de 3% de todos los cánceres nuevos en todas las mujeres estadounidenses (American Cancer Society, 2014). Los tumores uterinos, que incluyen al adenocarcinoma y el sarcoma, originan agrandamiento del útero.

++

LEIOMIOMAS

++

El agrandamiento uterino muy a menudo es causado por embarazo o leiomiomas. Con menor frecuencia, el agrandamiento proviene de adenomiosis, hematómetra, masas adheridas de anexos o neoplasia maligna. De estos trastornos, los leiomiomas son neoplasias ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.