Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++

En general, es común el contacto regular con hongos. Se encuentran ampliamente distribuidos en el ambiente y cada día se inhalan o ingieren miles de esporas de hongos. Algunas especies están tan bien adaptadas a los humanos que son constituyentes habituales de la microbiota. Pese a su ubicuidad, son poco comunes las infecciones micóticas sistémicas evidentes clínicamente, incluso entre personas que viven en regiones geográficas que son el hábitat de las especies más patógenas. Sin embargo, las infecciones micóticas sistémicas progresivas imponen la mayor dificultad diagnóstica y problemas terapéuticos entre las enfermedades infecciosas, en particular entre individuos con inmunodepresión, para quienes constituyen la mayor amenaza. El objetivo del capítulo es proporcionar una revisión de la patogenia y respuesta inmunitaria en las infecciones micóticas. En los capítulos 45 a 47 se brinda información respecto a hongos específicos.

++

ASPECTOS GENERALES DE LA EPIDEMIOLOGÍA DE LA ENFERMEDAD MICÓTICA

++

Las infecciones micóticas se adquieren del medio ambiente o pueden ser endógenas en ciertos casos, que pertenecen a la flora residente (figura 43-1). La inhalación de conidias infecciosas generadas por mohos que crecen en el ambiente es un mecanismo común de infección. Algunos de estos mohos son ubicuos, en tanto que otros están restringidos a regiones geográficas cuyo clima favorece su crecimiento. En este último caso, la enfermedad puede adquirirse sólo en regiones endémicas. Algunos hongos presentes en el ambiente producen enfermedad después de que se inyectan en forma accidental, atravesando la barrera cutánea. Los hongos patógenos constituyen sólo un pequeño porcentaje de aquellos que se encuentran en el medio. Las infecciones endógenas se restringen a unas cuantas levaduras, sobre todo Candida albicans. Estas levaduras tienen la capacidad de colonizar al adherirse a las células del hospedador y, cuando tienen la oportunidad, invaden estructuras más profundas.

++
FIGURA 43-1.

Revisión general de la infección por hongos. La enfermedad localizada (lado izquierdo) se produce por traumatismos locales o por invasión superficial por flora residente en la orofaringe (algodoncillo), mucosa vaginal o tubo digestivo. La enfermedad sistémica (lado derecho) inicia con la inhalación de conidias seguida de la diseminación a otras regiones anatómicas.

Graphic Jump Location
++

Las conidias presentes en el medio ambiente se inhalan o inyectan.

Las levaduras endógenas pueden invadir estructuras más profundas.

++

PATOGENIA

++

Comparado con las enfermedades bacterianas, virales y parasitarias, poco se sabe respecto a los mecanismos patógenos y factores de virulencia involucrados en las infecciones micóticas. Las analogías con las enfermedades bacterianas son las más cercanas por la aparente importancia de la adherencia a las superficies mucosas, capacidad de invasión, elaboración de productos extracelulares e interacción con fagocitos (figura 43-2). En términos generales, los principios revisados en el capítulo 22 aplican a las infecciones micóticas. La mayor parte de los hongos son oportunistas y producen enfermedad ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.