Skip to Main Content

++

Capítulo 42: Neurocirugía

++
++
++

La electromiografía (EMG) y los estudios de conducción nerviosa (NCS) son útiles para valorar la función de:

++
++
++

A. Los nervios periféricos

++
++

B. Las dos arterias carótidas

++
++

C. Los líquidos intracraneales

++
++

D. Los nervios espinales

+
++

Respuesta: A

++

La electromiografía y los estudios de conducción nerviosa (EMG/NCS) son útiles para valorar la función de los nervios periféricos. La EMG registra la actividad muscular en respuesta a un estímulo proximal del nervio motor. Los NCS registran la velocidad y amplitud del potencial de acción nervioso. De manera típica, la EMG/NCS se realiza alrededor de tres a cuatro semanas después de una lesión aguda, ya que los nervios distales a la lesión continúan transmitiendo impulsos eléctricos de manera normal hasta que degeneran. (Véase Schwartz, 10e).

++
++
++

La(s) lesión(es) que causa(n) efecto de masa y mata(n) con celeridad al paciente es(son):

++
++
++

A. Las lesiones de la fosa inferior

++
++

B. Las lesiones de la fosa posterior

++
++

C. La obnubilación progresiva

++
++

D. Las lesiones bradicárdicas

+
++

Respuesta: B

++

La fosa posterior (tallo cerebral y cerebelo) requiere especial consideración debido a que el volumen de que dicha fosa ocupa dentro de la bóveda craneal es pequeño. Las lesiones de la fosa posterior, como los tumores, hemorragias o accidentes cerebrales isquémicos, pueden causar un efecto de masa que mata con celeridad al paciente de dos maneras. La oclusión del cuarto ventrículo puede llevar a una hidrocefalia obstructiva aguda, aumento de la presión intracraneal (ICP), herniación y por último la muerte. El efecto de masa también puede conducir a la compresión del tallo cerebral (figura 42-1). Los síntomas de compresión del tallo cerebral incluyen hipertensión, agitación y obnubilación progresiva, seguidas con rapidez de la muerte cerebral. Un paciente que exhibe cualquiera de los síntomas anteriores necesita una nueva evaluación neuroquirúrgica urgente ante la posibilidad de efectuarle una ventriculostomía o una craniectomía suboccipital (resección del hueso que cubre el cerebelo). Esta situación es crítica en extremo, ya que una descompresión expedita puede significar la recuperación funcional. (Véase Schwartz, 10e).

++

Figura 42-1.

Accidente vascular cerebral cerebeloso en maduración que se ve como un área hipodensa en el hemisferio cerebeloso derecho (puntas de flecha) en una tomografía computarizada (CT) de la cabeza, en un paciente con una obnubilación de progresión rápida dos días después del episodio inicial de los síntomas. La tumefacción del tejido infartado causa el efecto de masa en la fosa posterior. El cuarto ventrículo está obliterado ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.