Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++

En Estados Unidos, el National Institute of Medicine considera que la población de lesbianas y mujeres bisexuales recibe menos atención médica de la necesaria. Las organizaciones médicas profesionales, como el American College of Physicians, han publicado artículos de postura para orientación y recomendaciones con el propósito de lograr equidad entre lesbianas, mujeres homosexuales, bisexuales y transgénero (LGBT, lesbian, gay, bisexual and transgender) en el sistema de atención de la salud. Las barreras para obtener atención médica incluyen las de tipo personal y estructural. Las primeras pueden abarcar la experiencia de cada paciente en cuanto a comportamiento irrespetuoso por profesionales y miembros del personal de atención de la salud, donde se han sentido amenazadas o cuando les niegan tratamiento a causa de su orientación sexual, lo cual puede originar retraso en la asistencia o en definitiva no reciben tal servicio. Las barreras estructurales pueden incluir estigmas sociales, dificultades pecuniarias causadas por la reducida frecuencia con que se brinda cobertura de seguros (p. ej., muchos empleadores no auspician beneficios para la compañera del mismo género), así como el hecho de no contar con personal experto y especializado en la atención de lesbianas y mujeres bisexuales. Incluso cuando estos dos tipos de pacientes no solicitan atención médica, quizás esta última no se oriente de forma apropiada a temas y problemas peculiares de esta población, con menos servicios de los que se requieren y que, por ende, pueden ser menos eficaces. En Estados Unidos, se llevó a cabo un estudio en 2012 que analizó datos de gastos médicos y detectó que las mujeres en parejas del mismo género tenían menor probabilidad de obtener atención médica no urgente cuando la necesitaban, o acudir a un especialista, y pensaban que los médicos no les dedicaban tiempo suficiente. Un estudio en Israel indicó que en ese país también existen problemas de acceso a la atención de la salud; las lesbianas y los bisexuales utilizaron los servicios de salud con menor frecuencia que las mujeres heterosexuales, y con ello sus necesidades clínicas no resultaron satisfechas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció la falta de conocimientos médicos en la atención e incomprensión de lesbianas y bisexuales. En una publicación de 2011, dicho organismo planteó que la limitación de los datos publicados "destaca que las personas LGBT a menudo experimentan resultados más deficientes en su salud que la población general y afrontan barreras en la obtención de atención médica, lo cual afecta de manera sustancial su estado general de salud y bienestar".

+
Clift  JB  et al. Health care access and perceptions of provider care among individuals in same-sex couples: findings from the Medical Expenditure Panel Survey (MEPS). J Homosex. 2012;59(6):839–50.
[PubMed: 22853183]  
+
Daniel  H  et al. Lesbian, gay, bisexual, and transgender health disparities. Ann Intern Med. 2015 Dec 15;163(12):963.
[PubMed: 26666793]
+
Institute of Medicine (US) Committee on Lesbian, Gay, Bisexual, and Transgender Health Issues and Research Gaps ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.