Skip to Main Content

++

Introducción

++

El cáncer de vesícula y vías biliares es una entidad poco frecuente pero con alta mortalidad; representa 3% de los tumores malignos gastrointestinales. Según el Globocan 2012, México tuvo un total de 1 901 casos, con una incidencia en hombres de 1.1 casos por 100 000 habitantes y en mujeres de 2.4 por 100 000 habitantes, con una mortalidad estimada de 1.1 y 2.2 por 100 000 habitantes, respectivamente.1 En el Instituto Nacional de Cancerología en México, en un periodo de cinco años se registraron 150 casos de cáncer de vesícula biliar y 204 casos de cáncer de hígado y vías biliares, lo que representa 0.8 y 1.1%.2 Existe una gran variabilidad en la incidencia del cáncer de vesícula que correlaciona con la incidencia de colelitiasis, de tal forma que en países sudamericanos (Chile, Bolivia, Ecuador) se encuentran incidencias más altas.

++

Etiología y factores de riesgo

++

En la actualidad, se han identificado varios factores de riesgo, muchos de los cuales comparten como característica la inflamación crónica de la vesícula biliar, como los casos siguientes:

++

Litiasis vesicular. Entre 80 y 90% de los pacientes con cáncer de vesícula tiene litiasis vesicular; sin embargo, la incidencia de cáncer de vesícula en pacientes con litiasis vesicular es de sólo 0.5 a 3%.3 El riesgo aumenta con cálculos de mayor tamaño, sobre todo en los mayores de 3 cm. La duración de la colelitiasis también es un factor de riesgo, en particular en casos con una evolución mayor de 30 años.

++

Vesícula en porcelana. Es una manifestación rara de colecistitis crónica que se caracteriza por la calcificación de las paredes vesiculares; la incidencia reportada de cáncer de vesícula en este grupo de pacientes va de 12 a 60%.4

++

Pólipos. Son crecimiento de la mucosa y se clasifican como benignos y malignos; a su vez, los benignos se clasifican como neoplásicos (adenomas) o no neoplásicos (inflamatorios). En lesiones benignas, la más común es el adenoma, aunque no es claro si los pólipos adenomatosos son lesiones premalignas y, si lo son, con qué frecuencia evolucionan a carcinoma. De todas maneras, es usual que en lesiones grandes se encuentren focos de carcinoma invasor.5 Otros factores de riesgo identificados son la infección crónica por Salmonella,6 quistes biliares congénitos, confluencia pancreatobiliar anormal (el cáncer de vesícula biliar es la neoplasia más frecuente en este grupo de pacientes, por lo que se recomienda la colecistectomía profiláctica), la ingesta de medicamentos (metildopa, anticonceptivos orales), la exposicion a carcinógenos (trabajadores de la industria del petróleo, papel, zapatos, textiles, productos químicos), tabaquismo,7 diabetes y obesidad.8

++

Patogenia

++

Se han identificado alteraciones moleculares y genéticas causales del inicio, progresión, proliferación y metástasis de las neoplasias de las vías biliares. La inflamación crónica parece ser el elemento clave entre las afecciones que predisponen al desarrollo de ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.