Skip to Main Content

++

Introducción

++

Los carcinomas no invasores de la mama son un grupo de lesiones proliferativas malignas de la mama que están confinadas a la membrana basal, sin evidencia de invasión al estroma que lo rodea, cada una con conductas biológicas y pronóstico diferente.1 El carcinoma ductal in situ (CDIS) y el carcinoma lobulillar in situ (CLIS) son las dos variedades más frecuentes.

++

Un 90% de los casos se identifica por el uso de la mastografía de detección en mujeres asintomáticas. En países desarrollados, los programas de detección han permitido diagnosticar lesiones no palpables confinadas en la mama desde un histórico 3% hasta un 30%, sobre todo en mujeres entre los 40 y 69 años.2 Esto contribuyó a disminuir la mortalidad en mujeres de este grupo etario hasta en 30%. El tratamiento del carcinoma in situ evolucionó desde la mastectomía hasta la cirugía conservadora, con o sin radioterapia y hormonoterapia.

++

Generalidades y epidemiología

++

El CDIS es la forma más frecuente del cáncer no invasor de la mama; representa alrededor de 2% de los cánceres de mama detectados. La incidencia se ha incrementado en las últimas décadas debido al uso de la mastografía como prueba de tamizaje entre las décadas de 1980-1989 y 1990-1999, con un aumento de la incidencia en mujeres mayores de 50 años.2

++

En 1983, en Estados Unidos, se diagnosticaron 4 901 casos de CDIS y en 2013 se encontraron 64 640 casos nuevos del mismo, que representan 20 a 25% de los cánceres de mama.3 Además, el CDIS representa 3-4% de los tumores sintomáticos y hasta 30% de las neoplasias detectadas en los tamizajes. El 30% de los casos es multifocal y multicéntrico, y llega a ser bilateral en 10% de los casos. Sin embargo, el riesgo de muerte o a desarrollar metástasis es menor de 1%.4

++

Según el Registro Global de Cáncer (Globocan) de 2012, en México se presentaron 20 444 nuevos casos de cáncer de mama y se calcula que 5% se trataba de carcinomas in situ.5

++

Comportamiento biológico

++

El CDIS tiene la capacidad de progresar hasta la forma invasora, por lo que es necesario tratarlo al momento del diagnóstico. El modelo de Wellings-Jensen, propuesto hace tres décadas, sugiere una progresión de células normales en la unidad ductolobulillar terminal a células con atipia que progresan a CDIS, las cuales de manera subsecuente desarrollan capacidad invasora. La teoría de progresión de Sontag-Axelrod, formulada en 2005 y que se basa en observaciones clínicas, sugiere que el CDIS no es un precursor de cáncer invasor, sino que evoluciona en una vía paralela de un progenitor común. En tiempos más recientes, otros modelos sugieren que las lesiones in situ de bajo grado progresan a lesiones invasoras de bajo grado, mientras que las lesiones in situ de alto grado progresan a lesiones invasoras de alto grado; ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.