Skip to Main Content

++

Generalidades

++

La radioterapia intraoperatoria (RTIO) consiste en la administración de radioterapia durante la cirugía, directo en el lecho quirúrgico, después de retirar el tumor. La administración de radioterapia intraoperatoria se realiza con diversas técnicas, las cuales incluyen principalmente electrones o fotones. Los electrones se suministran con un acelerador lineal, ya sea móvil o convencional; en este último caso el paciente debe ser trasladado al sitio donde está instalado el acelerador lineal, lo que implica movilizarlo desde el quirófano hasta el área de radioterapia, lo cual aumenta la complejidad del proceso quirúrgico. Existen también aceleradores lineales móviles que al encontrarse dentro del quirófano, optimizan tiempo y facilitan el procedimiento quirúrgico. Otra modalidad de la RTIO es mediante fotones de baja energía (50 kv) con dispositivos móviles similares a brazos robóticos, la cual se emplea sobre todo en tumores mamarios. A su vez, la braquiterapia es otra opción para administrar radioterapia durante la cirugía.

++

La radioterapia intraoperatoria ofrece algunas ventajas con respecto al tratamiento con radioterapia externa (RTE), como disminuir el tiempo total del tratamiento y una mayor precisión para irradiar el lecho quirúrgico. En pacientes seleccionados, la dosis de radioterapia intraoperatoria es equivalente a un ciclo completo de radioterapia adyuvante, de manera tal que el paciente sale del quirófano completamente tratado, sin necesidad de acudir al hospital por seis semanas adicionales, tiempo promedio que dura la administración de RTE. En la mayoría de los casos la RTIO es usada como BOOST (dosis adicional de radioterapia), en cuyo caso el sitio de administración es exactamente el sitio de interés de tratamiento, ya que se lleva a cabo bajo visualización directa del cirujano y el radiooncólogo, los cuales definen el sitio objetivo de irradiación posterior al retiro quirúrgico del tumor.

++

Dependiente de la técnica de RTIO se cuenta con aplicadores de diversos diámetros y diferentes grados de energía para irradiar de acuerdo a la profundidad y características del lecho quirúrgico. Dependiendo de la localización del sitio irradiado se pueden proteger los órganos de riesgo al ser movilizados fuera del campo de radiación (p. ej., el intestino), y en caso de que no sea posible se utilizan implementos diseñados para la protección de estos órganos, lo cual es otra ventaja de la RTIO.

++

Estado actual de la radioterapia intraoperatoria

++

Los primeros registros de la RTIO datan de 1960, descritos por el Dr. Abe y colaboradores en Japón, quienes posterior al retiro del tumor irradiaban el lecho quirúrgico utilizando el equipo disponible en esos tiempos, a base de cobalto 60. Las dosis administradas eran altas comparadas a las utilizadas en la actualidad (25 a 40 Gy); por las características de la energía utilizada (fotones), las dosis en la profundidad de los tejidos eran altas, con el consecuente aumento de complicaciones agudas y tardías por radiación.

++

En 1970, en Estados Unidos, aunado al desarrollo e implementación del uso de aceleradores lineales se adoptó ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.