Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

El trasplante renal humano es el tratamiento de elección para la insuficiencia renal crónica avanzada. En todo el mundo se han realizado decenas de miles de estos procedimientos, y al día de hoy hay >180 000 pacientes con trasplante de riñón funcional en Estados Unidos. Cuando al principio, en el decenio de 1960, se utilizaron la azatioprina y prednisona como fármacos inmunodepresores, los resultados con donadores familiares compatibles fueron mejores a los de donadores fallecidos: 75-90% en comparación con 50-60% de tasas de supervivencia del injerto a un año. En los decenios de 1970 y 1980, la tasa de éxito a un año para receptores de trasplante del donador fallecido a 1 año se incrementó de manera progresiva. A la fecha, la supervivencia a un año con injertos de donador fallecido es de 92%, y de 97% con injertos de donador vivo. Aunque ha habido mejoría en la supervivencia a largo plazo, no ha sido tan impresionante como la supervivencia a corto plazo y a la fecha la esperanza de vida “promedio” (t1/2) de un injerto de donador vivo es de casi 14 años y el injerto de donador fallecido se acerca a 10 años.

Las tasas de mortalidad después de trasplante son más altas en el primer año y las relacionadas con la edad son de 2% para las edades de 18-34 años, 3% entre los 35 y 49 años y 6.8% para individuos ≥50-60 años. Estas tasas se comparan favorablemente con las observadas en la población en diálisis crónica, incluso después del ajuste del riesgo para la edad, diabetes y estado cardiovascular. Aunque la pérdida de trasplante renal por rechazo agudo a la fecha es poco común, la mayor parte de los aloinjertos se pierde a tasas variables en un proceso crónico que consiste en fibrosis intersticial, atrofia tubular, vasculopatía y glomerulopatía, patogenia que se comprende de manera incompleta. En términos generales, con el trasplante, la mayoría de los pacientes tiene mejor estilo de vida y mayor esperanza de vida en comparación con aquellos que reciben tratamiento con diálisis.

ACTIVIDAD Y RESULTADOS RECIENTES

En Estados Unidos, en el año 2014 hubo más de 12 328 trasplantes renales de donador fallecido y 5 574 de donador vivo, con una tasa de donadores fallecidos/vivos estable desde hace algunos años. El número de pacientes con nefropatía en etapa terminal (ESRD, end-stage renal disease) se incrementa cada año y siempre hay carencia en el número de donadores disponibles. Conforme se incrementa el número de pacientes con nefropatía en etapa terminal, la demanda de trasplantes renales continúa al alza. En 2015, hubo 50 692 adultos activos elegibles en lista de espera y se trasplantaron <18 000 pacientes. Este desequilibrio empeorará en los años por venir por el incremento esperado en las tasas de obesidad y diabetes en todo el mundo. En un intento por aumentar la utilización de riñones marginales mientras se asegura el emparejamiento por longevidad, ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.