Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

En este capítulo se revisan trastornos del automatismo, estática, postura y otras actividades motoras menos modificables del sistema nervioso. Constituyen la expresión del denominado sistema motor extrapiramidal, que según S.A.K. Wilson, autor del término, comprende estructuras motoras como los núcleos basales y algunos núcleos talámicos y del tronco del encéfalo con funciones similares. Sin embargo, otros como el mioclono y diversos temblores tienen causas múltiples o de difícil diagnóstico. Se revisan en conjunto porque a menudo se combinan y por su inclusión en la especialidad clínica de trastornos del movimiento.

NÚCLEOS BASALES (SISTEMA ESTRIATOPALIDONIGRAL)

Las actividades de los núcleos basales y el cerebelo se fusionan con las del sistema corticoespinal y lo modulan. La influencia postural estática del sistema extrapiramidal es indispensable para que se produzcan los movimientos corticoespinales voluntarios; este vínculo cercano de los núcleos basales y los sistemas corticoespinales se manifiesta en la evolución de muchas formas de enfermedad neurológica. En muchos patrones motores anormales, se observan datos no sólo de la actividad de los núcleos basales, sino también de los reflejos laberínticos, tónico del cuello y otros reflejos posturales mediados por sistemas no piramidales, lo que incluye los haces vestibuloespinal, rubroespinal y retículoespinal. Observaciones como éstas han borrado la diferenciación clásica entre los sistemas motores piramidal y extrapiramidal. Sin embargo, la división sigue siendo un concepto útil en el trabajo clínico, porque establece una diferencia entre varios síndromes motores, es decir, los que se caracterizan por pérdida del movimiento voluntario acompañados de espasticidad, como el síndrome corticoespinal; el segundo grupo se caracteriza por bradicinesia, rigidez y temblor sin pérdida de movimientos voluntarios, e incluye el síndrome hipocinético de núcleos basales; el tercer grupo se define por movimientos involuntarios (coreoatetosis y distonía), y como ejemplo está el síndrome hipercinético de núcleos basales y otro más por incoordinación (ataxia), como el síndrome cerebeloso. El cuadro 4–1 resume las diferencias principales entre los síndromes corticoespinales y extrapiramidales.

Cuadro 4–1DIFERENCIAS CLÍNICAS ENTRE LOS SÍNDROMES CORTICOESPINAL Y EXTRAPIRAMIDAL

Consideraciones anatómicas

Como entidad anatómica, los núcleos basales carecen de una definición precisa. Incluyen principalmente el núcleo caudado y el lenticular (por su forma de lente), con sus dos subdivisiones, el putamen y el globo pálido. Puesto que el núcleo caudado y el ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.