Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Los sonidos nos alertan del peligro; la palabra hablada es el medio universal de comunicación; la música es uno de nuestros placeres estéticos más exaltativos. La pérdida de este sentido aísla a la persona del acontecer exterior, y las medidas de ajuste y recuperación de tal deficiencia obligan a una reorientación profunda. La función vestibular garantiza al individuo ponerse y mantenerse de pie, estabilizar la posición de los ojos mientras se mueve la cabeza y desplazarse con elegancia. De aquí que la comprensión de las funciones del VIII par craneal y sus trastornos por enfermedad sean una preocupación legítima tanto del neurólogo como del otólogo. Como regla general, la asociación de vértigo e hipoacusia indica un proceso patológico de los órganos finales de la función auditiva y vestibular, o del VIII par craneal. El lugar preciso de la enfermedad se determina mediante pruebas de las funciones laberíntica y auditiva, que se describen más adelante, y por los hallazgos en el examen neurológico y en estudios de imágenes que implican las conexiones primarias y secundarias del referido par craneal.

GENERALIDADES ANATÓMICAS Y FISIOLÓGICAS

El VIII par craneal tiene dos componentes independientes: el nervio coclear, cuya función es la audición, y el vestibular, destinado a las funciones de equilibrio y orientación del cuerpo y de los ojos al entorno. La división acústica tiene sus cuerpos celulares en el ganglio espiral de la cóclea, compuesto por células bipolares cuyas proyecciones periféricas transmiten los impulsos auditivos desde el neuroepitelio especializado del oído interno, el órgano espiral de Corti. Éste representa al órgano terminal de la audición, en el que el sonido se convierte en impulsos nerviosos. Consiste en cerca de 15 000 células neuroepiteliales (vellosas), que descansan sobre la membrana basilar, que se extienden a lo largo de las dos y media vueltas de la cóclea (caracol). Desde la superficie interior de cada célula vellosa se proyectan cerca de 60 vellosidades muy finas, o estereocilios, que están embebidos en la membrana tectoria, una estructura gelatinosa que cubre el órgano de Corti (fig. 14–1). El sonido determina que la membrana basilar vibre; el desplazamiento de la membrana basilar hacia arriba dobla los estereocilios hasta cierto punto fijos y produce un estímulo adecuado para activar las células vellosas. En seguida el estímulo se transmite hacia las fibras sensitivas del nervio coclear, que termina por medio de sinapsis en la base de cada célula vellosa.

Figura 14–1.

Sistemas auditivo y vestibular. A, Oído derecho, vista desde el frente que muestra el oído externo y el conducto auditivo externo, el oído medio y sus huesecillos, y el oído interno. B, Partes principales del oído interno derecho, vistas desde el frente. La perilinfa se localiza entre la pared del laberinto óseo y el laberinto membranoso. En el caracol el espacio perilinfático adopta la forma de dos tubos enrollados: la escala (o rampa) vestibular y la escala (o rampa) ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.