Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

El término síncope (griego, synkope) significa “cesación”, “interrupción” o “pausa”. Desde el punto de vista médico se refiere a las crisis de pérdida del conocimiento y el tono postural, así como a la incapacidad para mantenerse de pie a causa de la disminución del flujo de sangre al encéfalo. En el lenguaje corriente se conoce como desmayo. Sentir un decaimiento o un desvanecimiento son también modos frecuentes de referirse a la pérdida repentina de la fuerza y otros síntomas que caracterizan a las crisis de desmayo inminentes o incompletas. Este último estado se conoce como presíncope. Otros aspectos distintivos son el inicio, hasta cierto punto súbito, la duración breve y la recuperación espontánea y completa sin requerir medidas específicas de reanimación.

La lipotimia y el síncope se hallan entre los fenómenos médicos más comunes. Casi todo adulto ha experimentado algunos síntomas presincopales, cuando no un síncope completo, u observado esas crisis en otras personas. La descripción de estos síntomas, como sucede con otros estados predominantemente subjetivos, suele ser ambigua; el paciente puede referirse a la experiencia como sensación de cabeza ligera o hueca, falta de equilibrio, mareo, “sensación de ebriedad”, debilidades o, si perdió el conocimiento, desmayo consumado. Por ello puede ser necesario aplicar una anamnesis muy cuidadosa para precisar el significado de esas palabras. En muchos casos, la naturaleza de los síntomas se devela porque incluyen una sensación de desmayo y a continuación una pérdida momentánea de la conciencia que se reconoce con facilidad como lipotimia o síncope. Esta secuencia de acontecimientos indica que, bajo determinadas circunstancias, cualquier diferencia entre lipotimia y síncope es sólo de grado. Estos síntomas deben diferenciarse de ciertos tipos de epilepsia, la otra causa principal de pérdida del conocimiento episódica, y trastornos como cataplejía, isquemia cerebral transitoria (TIA, transient ischemic attacks), “caídas al suelo” y vértigo, que también se distinguen por episodios de debilidad generalizada o incapacidad para mantenerse de pie, pero no por pérdida del conocimiento.

CAUSAS DE LA LIPOTIMIA EPISÓDICA Y EL SÍNCOPE

Desde una perspectiva clínica, existen tres tipos de síncope, todos al final causantes de hipotensión y con la posibilidad de ocasionar un descenso temporal del flujo sanguíneo cerebral. El primero, la anulación refleja del tono simpático vascular (efecto vasodepresor), activado por la inhibición de origen central de las influencias simpáticas tónicas normales, se acompaña a menudo de efecto vagal excesivo y bradicardia (efecto vagal). El tipo relacionado con bradicardia se denomina síncope vasovagal, que es una forma especial del síncope neurógeno o neurocardiógeno, que supone la anulación del tono simpático por un mecanismo nervioso reflejo. El síncope neurocardiógeno se refiere a que el estímulo desencadenante se origina en receptores neurales localizados dentro del corazón.

El segundo es la insuficiencia de la inervación simpática de los vasos sanguíneos y las respuestas compensadoras de activación autónoma (taquicardia refleja y vasoconstricción); sobreviene cuando el individuo ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.